Fiscalía brasileña intensificó las operaciones anticorrupción en 2016

// Banca y Negocios @bancaynegocios


La Fiscalía del estado brasileño de Paraná, que concentra las investigaciones del escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, intensificó sus acciones a lo largo de 2016, periodo en el que deflagró 17 operaciones y presentó 20 denuncias.

La Fiscalía destacó en un comunicado que fue el año «más productivo» desde que comenzó, hace tres años, la Lava Jato, como se conoce la gigantesca investigación que indaga los millonarios desvíos en el seno de Petrobras.

En 2015 el Ministerio Público de Paraná llevó a cabo 15 operaciones y ofreció 15 denuncias, mientras que un año antes hubo 8 operativos y 17 acusaciones.

La Fiscalía resaltó que este año se realizó la mayor devolución de recursos gracias a los acuerdos suscritos entre la Justicia y algunos de los involucrados en la trama corrupta, la cual operó durante una década en la petrolera.

Recordó que tan solo en noviembre fueron devueltos 204,8 millones de reales (unos 62,4 millones de dólares) a los cofres de Petrobras, la mayor empresa de Brasil y epicentro del escándalo que ha salpicado a político y ejecutivos de las principales constructoras del país.

Desde 2014, cuando fue destapada la trama corrupta, fueron cumplidos 182 mandatos de prisión, 6 prisiones en flagrante, 730 órdenes de allanamiento y 197 mandatos de conducción coercitiva, cuando el sospechoso es obligado a declarar antes las autoridades, de acuerdo con el comunicado de la Fiscalía.

El ente acusador destacó que hasta el momento se cerraron 71 acuerdos de delación premiada y seis pactos de lenidad, sin tener en cuenta aquellos que todavía no han sido homologados por la Justicia, como los de algunos de los ejecutivos de la constructora Odebrecht.

Un total de 77 exaltos cargos y trabajadores de Odebrecht, incluido su expresidente Marcelo Odebrecht, acordaron confesar ante las autoridades a cambio de una futura reducción de sus penas.

Los medios de comunicación locales ya han tildado esa delación como la «confesión del fin del mundo», puesto que algunos de los testimonios ya han salpicado a la primera línea de la política brasileña, incluido el presidente de Brasil, Michel Temer.

Temer fue acusado por uno de los delatores de haber recibido 10 millones de reales (unos 3 millones de euros) para la campaña electoral de 2014, en la que fue compañero de fórmula de la expresidenta Dilma Rousseff, destituida el pasado 31 de agosto.

En el documento divulgado este jueves, la Fiscalía criticó al Legislativo, después de que intentara modificar un paquete de medidas anticorrupción, proyecto que nació de una iniciativa de la sociedad civil.

El fiscal responsable de las investigaciones del caso Petrobras, Deltan Dallagnol, recordó que están siendo indagados «poderosos políticos que pueden influir en el contenido de la ley».

Te podría interesar también