Expertos: ómicron ha tumbado en casi 10% los precios petroleros pero en 2022 se recuperará la demanda

// EFE

Expertos: ómicron ha tumbado en casi 10% los precios petroleros pero en 2022 se recuperará la demanda

Un mes después de que EEUU y otros grandes países decidieran liberar parte de sus reservas estratégicas de petróleo, el precio de la materia prima ha caído 9,8 %, hasta unos 74 dólares por barril, pero el protagonista de este retroceso ha sido la aparición de la variante ómicron de coronavirus.

Los altos precios en el mercado de petróleo de octubre, cuando el crudo Brent, el de referencia en Europa, llegó a superar los 85 dólares por barril, generaron preocupación entre los países consumidores, que además soportan una elevada inflación en la que pesan mucho los costos energéticos.

De hecho, EEUU pidió abiertamente a los miembros de la OPEP+, que agrupa a los países de la OPEP y otros productores relevantes como Rusia, que aumentaran el bombeo de petróleo por encima de lo que tienen previsto en su plan para recuperar los niveles previos a la pandemia de la covid-19.

Sin embargo, la OPEP+ decidió a principios de noviembre mantener el aumento paulatino de producción (400.000 barriles diarios más cada mes hasta septiembre de 2022), lo que llevó a EEUU y otros grandes consumidores a echar mano de sus reservas estratégicas como forma de contener los precios.

Aunque la medida se anunció el 23 de noviembre pasado, los rumores sobre el uso de las reservas estaban en el mercado desde semanas antes.

Ya desde finales de octubre el precio del barril de petróleo Brent registró una tendencia bajista que se acentuó en los dos días previos al anuncio de EEUU por las filtraciones sobre la medida, lo que provocó que el Brent perdiera los 80 dólares y cayera a 76,82 dólares durante la sesión del 19 de noviembre.

No obstante, en cuanto EEUU confirmó la decisión el crudo se comportó de forma contraria a la esperada y repuntó hasta cerrar ese día en 82,31 dólares el barril.

– La aparición de Ómicron –

Las caídas en los precios de la materia prima más acusadas se produjeron el 26 de noviembre, tras la detección de la nueva variante de coronavirus, ómicron, que ha devuelto a los inversores el miedo a que las restricciones económicas para combatirla causen una nueva recesión económica.

Ese día el Brent se desplomó hasta los 72,72 dólares por barril, el 9,5 % menos que la víspera y el 15,2 % respecto a los máximos del año alcanzados en octubre.

Según el profesor de ‘trading’ financiero en la UNED, Ramón Morell, la expansión de esta variante «está empezando a pesar cada vez más» y la «caída en los últimos días se debe más a este factor que a la decisión de (el presidente estadounidense Joe) Biden y sus aliados».

A lo largo de diciembre el crudo se ha mantenido constante en una media de 73 dólares, siempre dependiente de la evolución de ómicron.

– Previsiones para 2022 –

Frente a los temores que surgieron en el mercado tras la detección de la nueva cepa de coronavirus, la OPEP+ volvió a mantener en su reunión mensual del 2 de diciembre el plan de aumento de bombeo e introducirá 400.000 barriles diarios más desde enero.

Sin embargo, la organización dejó claro que la evolución de la pandemia le preocupa y advirtió que podría cambiar en cualquier momento su decisión si lo consideraban necesario.

Asimismo, en su informe mensual sobre la evolución del mercado mundial de crudo del 14 de diciembre, sostuvo que sus previsiones sobre ómicron no habían cambiado y que tendría un impacto «leve» y de «corta duración» en la economía mundial.

De esta manera, afirmaron que su expectativa de demanda de petróleo habría recuperado plenamente los niveles prepandémicos en la segunda mitad de 2022.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) no se aleja de las previsiones de la OPEP y, en su último informe semanal sobre el mercado de petróleo, alertó sobre una reducción temporal en la demanda mundial de crudo por el nuevo aumento global de contagios, pero aseguró que volvería en 2022 a sus niveles prepandémicos.

Según la AIE, la demanda va a caer unos 100.000 barriles diarios en 2021 y 2022 sobre todo por el menor consumo de combustible de aviación debido a nuevas restricciones, pero aun así el próximo año estará en niveles prepandemia.

Respecto a la oferta de petróleo, la AIE prevé que esta supere la demanda desde este mismo mes de diciembre por el incremento de las extracciones en EEUU, Canadá y Brasil.

El estratega de mercados globales de eToro, Ben Laidler, considera en un reciente informe que los precios van a seguir altos aunque disminuya la demanda por la variante ómicron, se usen las reservas y la OPEP+ incremente su producción.

En esta misma línea, el gestor de Magnum Sicav en Solventis, José Lizán, sostiene que hasta que las energías renovables sean una realidad «tendremos un periodo de dos o tres años en los que el precio del crudo tiene muchos incentivos para permanecer en niveles altos, generando inflación y presiones inflacionistas».


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también