Estos son los factores utilizados por Goldman Sachs para identificar burbujas bursátiles

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Estos son los factores utilizados por Goldman Sachs para identificar burbujas bursátiles



La prolongada racha alcista que viven los mercados bursátiles ha hecho que desde hace un tiempo se disparen las advertencias de una potencial burbuja que no tardará en explotar.

Sin embargo, los analistas de Goldman Sachs consideran que “no hay riesgo de burbuja en las bolsas mundiales”, sino que existen “focos de valoraciones excesivas” en determinados sectores de los mercados de renta variable.

Además, reconocen que “partes del mercado”, como el sector tecnológico “están ajustando a la baja su calificación de manera justificada a medida que se ajustan las tasas de interés”.

Para Goldman, hay 8 factores que se utilizan para identificar una burbuja y que actualmente no están indicando un riesgo inminente para los inversores.

1. Excesiva apreciación de precios y valoraciones extremas, a lo que asigna un riesgo moderado:

“Si miramos al S&P500, el mejor de los principales mercados de acciones, el aumento en los últimos años ha sido impresionante, particularmente en Tecnología, pero no es tan extremo como el aumento explosivo que se registró a finales de los noventa”, argumentan estos expertos.

Su conclusión es que “las acciones, junto con la mayoría de los activos financieros, parecen caras en relación con la historia y hay focos de exuberancia. Pero gran parte de esto puede explicarse por los niveles históricamente bajos de los tipos de interés. Si bien las valoraciones altas implican rendimientos más bajos a largo plazo, no apuntan a una burbuja de valoración en las bolsas”.

2. Nuevos enfoques de valoración justificados (riesgo limitado/moderado): Muchas burbujas se forman porque los inversores piensan que ‘esta vez es diferente’. Actualmente, una de las principales razones para justificar las valoraciones es que las rentabilidades de la deuda pública es muy baja e incluso negativa en muchos casos, pero esto ha ido acompañado de una subida de la prima de riesgo de las acciones, lo que no es consistente con una burbuja general.

3. Mayor concentración del mercado (riesgo moderado/alto): Sí se ha producido una concentración del mercado en el sector tecnológico, con la formación de un grupo de empresas, conocido popularmente como FAAMG, que han alcanzado valoraciones jamás vistas anteriormente.

Facebook, Amazon, Apple, Microsoft y Google (Alphabet), además de Netflix y Tesla, han tenido tanto éxito que los inversores de todo el mundo han llevado a sus acciones hasta máximos históricos año tras año. Pero esto ya ha sucedido antes, sobre todo en épocas de rápidas transformaciones tecnológicas.

“La mayoría de las empresas más grandes han llegado a dominar sus industrias y son grandes generadoras de efectivo. Esto es similar a la experiencia de otros períodos de la historia, fuera de las burbujas, cuando la concentración de acciones y sectores aumentó a raíz de una industria transformadora y de rápido crecimiento”, señala Goldman.

4. Especulación frenética y flujos de fondos (riesgo moderado desde una base baja): Para Goldman, se han desarrollado focos de actividad especulativa, porque los flujos de fondos hacia activos de riesgo han sido muy fuertes, pero esto proviene de una base muy baja. “Además, no hemos visto un exceso de propiedad generalizado de activos de riesgo y acciones”, afirma la entidad.

5. Crédito fácil, tipos bajos y apalancamiento creciente (riesgo limitado en el sector privado): Las condiciones financieras muy laxas y las bajas tasas de interés están ayudando a impulsar los precios de los activos; pero la ausencia de balances bancarios y del sector privado deteriorados reduce el riesgo de una burbuja especulativa más amplia, considera Goldman.

6. Actividad empresarial en auge (riesgo moderado desde una base baja): El auge de la actividad de fusiones y adquisiciones y la emisión de acciones recuerdan las tasas de actividad de ciclos anteriores.

No obstante, Goldman no observa una flexibilización generalizada de la regulación que permita aumentos significativos en los niveles de deuda en general, particularmente en el sector bancario, y los niveles generales de actividad corporativa y adquisiciones no son excesivos cuando se ajustan a la capitalización de mercado de los mercados de acciones.

7. Innovaciones tecnológicas y narrativas de la Nueva Era (riesgo moderado/alto): Varias áreas del mercado, en particular las que se benefician de la digitalización o descarbonización, han experimentado una fuerte apreciación de los precios.

“Si bien muchas de estas empresas se han visto impulsadas por el impacto de las bajas tasas de interés y son vulnerables si aumentan los rendimientos de los bonos, la mayoría de las principales empresas son rentables», afirman.

Esto sugiere que, incluso si están sobrevaloradas, no es probable que colapsen por completo o arrastren al mercado en general”, opina Goldman.

8. Auge económico del ciclo tardío (riesgo limitado): Hay indicios de complacencia y un mayor optimismo en el mercado. “Sin embargo, los factores fundamentales que impulsan el mercado y la etapa inicial del ciclo económico sugerirían que estamos lejos de una burbuja o mercado bajista”, comenta Goldman.

Con información de Bolsamanía

Te podría interesar también