#Entrevista | José Ignacio Guarino: Sanciones pueden torpedear la salida a bolsa de algunas empresas del Estado

// Armando J. Pernía

#Entrevista | José Ignacio Guarino: Sanciones pueden torpedear la salida a bolsa de algunas empresas del Estado

Para José Ignacio Guarino, experto asesor de inversiones y participante del mercado de valores, quien se desempeñó como vicepresidente de la Bolsa Descentralizada de Valores de Venezuela, el anuncio del presidente Nicolás Maduro de ofrecer hasta 10% del capital de empresas del Estado en las bolsas de valores es histórico, y puede significar «un salto cuántico» en liquidez y profundidad para el mercado.

Sin embargo, Guarino sostiene que para que se concrete la salida a bolsa de empresas estatales es necesario hacer importantes reajustes, los cuales, incluso, deberían llegar a la modificación de la vigente Ley de Mercado de Valores, para que los inversionistas internacionales entren en condiciones adecuadas de credibilidad y confianza.

Igualmente, el analista observa que las sanciones internacionales que pesan sobre instituciones y empresas del Estado, como PDVSA, pueden ser escollos graves para que esta iniciativa se concrete en la magnitud y términos que son necesarios.

En entrevista con Banca y Negocios, Guarino indica que «hay un tema clave, muy relevante, que es la creación de confianza y credibilidad. He visto comentarios de personas que, posiblemente, no están familiarizadas con el mercado que señalan que se perdieron acciones de CANTV con su estatización. Lo importante de esto es que ninguna de las empresas que ha cotizado en la Bolsa de Valores de Caracas, la reina de las cuatro que existen, ha sido expropiada. Incluso, las OPAs de Cantv y La Electricidad de Caracas se hicieron completamente apegadas a las normas, por el librito, bajo el gobierno del presidente Chávez. Se pagaron los valores de mercado que correspondían y nadie perdió plata».

El anuncio «es histórico porque cambia la visión que había manifestado el Ejecutivo sobre el mercado de valores y también lo es por haber rectificado y darse cuenta de que lo que algunos venimos diciendo durante años sobre la necesidad de tener un mercado de valores líquido y profundo. Mucho de eso depende de la cantidad de empresas que cotizan», indica el corredor de títulos valores certificado.

– Es clave atraer capitales internacionales –

El éxito del plan gubernamental depende fundamentalmente de la existencia de inversionistas dispuestos a invertir en el mercado venezolano, especialmente internacionales que fortalezcan a las empresas de sectores estratégicos, como el petrolero, petroquímico, telecomunicaciones y servicios.

No obstante, Guarino señala que, aunque existe interés en el mercado venezolano, «lo primero es que estas empresas pasen por un proceso de construcción y adopción de las prácticas de buen gobierno corporativo, como lo piden los mercados internacionales, incluyendo el venezolano a través de la Superintendencia Nacional de Valores».

Además, «hace falta conocer las características concretas del anuncio, porque lo primero que se debe hacer es inscribir esas empresas en el Registro Nacional de Valores, algo que aparentemente no se ha hecho. Sin embargo, cabe esperar que ese proceso ya esté avanzando, y el presidente con su equipo económico ya tenga seleccionada la lista de empresas que van a cotizar, porque hay que cumplir las normas de oferta pública, de manera que deben existir estados financieros auditados y actualizados, deben emitirse los prospectos y también deben hacerse los análisis de riesgo para emitir las calificaciones».

Lo más sensato, según Guarino, podría ser comenzar por Cantv, que ya cotiza en la Bolsa de Valores de Caracas con acciones clase D, por lo que habría que sincerar la valoración de la empresa y determinar el capital equivalente a ese máximo de 10% que se pretende emitir. «En la mayoría de los mercados las empresas llegan a cotizar hasta 20% de su capital flotante», señala el experto.

– Cómo obstaculizan las sanciones –

Para José Ignacio Guarino, quien está incursionando en la emisión de financiamiento para el sector agropecuario, el Gobierno tendría buscar activos libres de sanciones específicas para ofrecer sus acciones en el mercado y, aún así, posiblemente haya que recurrir a instrumentos diferentes a las acciones, como Vehículos con Propósitos Específicos (SPE) o esquemas de titularización, para reducir el riesgo financiero.

En opinión de Guarino hay que «manejar con mucho criterio y cuidado este proceso, con participación de todos los actores del mercado, para lanzar los instrumentos correctos, porque, de lo contrario, se puede dilapidar una oportunidad de oro. Hay inversión extranjera interesada en entrar en Venezuela pero con condiciones extremadamente claras. Eso significa que las empresas tengan estados auditados por firmas registradas y reconocidas, hay que establecer cómo vamos a sincerar esos balances, y además hay que aplicar las normas internacionales de contabilidad y de información financiera para que cualquier inversionista pueda tomar una decisión debidamente informada de entrar o no».

Guarino dice que este esquema se parece al diseñado por el gobierno de Irán, un país también sometido a sanciones financieras, cuando decidió sacar su sector petroquímico al mercado de capitales.

Se trata de una tramitación con requisitos complejos que implica «un proceso a marcha forzada de información y adecuación de todos los actores del mercado, porque veníamos como muy dormidos, más allá de las importantes emisiones de papeles comerciales en los últimos meses», advierte Guarino.

– Activación del mercado –

Más allá de las complejidades y dudas, el hecho de que grandes empresas estatales entren al mercado de valores puede ser un factor decisivo para un real despegue de las bolsas de valores, con impacto directo sobre los sectores económicos involucrados.

Por ejemplo, que empresas como Corpoelec busquen financiamiento para proyectos de mejoramiento del servicio eléctrico resulta altamente positivo, porque estos recursos están sometidos a escrutinio, las compañías tendrán que rendir cuentas y hacerse más transparentes, mientras que el mercado gana en profundidad, liquidez y credibilidad.

Por ahora, Guarino observa un mercado lento y donde el crecimiento se ha hecho más difícil, sobre todo a partir de la reexpresión monetaria y la política de contención del tipo de cambio, administrada por el Banco Central de Venezuela, porque se ha perdido el atractivo de la cobertura cambiaria.

Efectivamente, la Bolsa de Valores de Caracas mueve volúmenes escasos de aproximadamente 1 millón de dólares y, a juicio de Guarino, la comercialización de acciones por lotes para adaptar los precios a la reexpresión del bolívar «le ha quitado liquidez y profundidad al mercado. Si alguien quiere vender una acción en la Bolsa de Valores de Caracas, puede pasar una semana colocando la orden para que se la tomen», apunta.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también