Banca y Negocios Informe Privado
18/05/2022 11:19 AM
| Por EFE

El Gobierno de Zelenski pide apoyo para el suministro de gasolina en Ucrania

El Gobierno de Zelenski pide apoyo para el suministro de gasolina en Ucrania

El ministro de Infraestructuras de Ucrania, Olexandr Kubrakov, confía en el apoyo de los países europeos para facilitar el suministro de diésel y gasolina en su país, donde el desabastecimiento se constata en colas para poder llenar los depósitos de los coches.

En una entrevista con EFE en instalaciones gubernamentales en Kiev, Kubrakov explica que el Gobierno trabaja en la reconstrucción de infraestructuras para facilitar la distribución y las exportaciones ahora bloqueadas.

Las vías de tren y las carreteras han sido objetivos principales de la guerra, hasta el punto de que han quedado destruidos en todo el país 300 puentes que, en algunas zonas, ahora es complicado reconstruir.

“Estamos rehaciendo los puentes porque tenemos problemas internos de logística”, asegura el ministro, que apunta a que esa es una de las razones que complica la distribución de gasolina y de diésel en Ucrania, donde en la mayoría de las gasolineras solo se permite cargar 10 litros por coche y estación de servicio.

Kubrakov entiende que en el conjunto del mercado europeo la situación con el combustible es difícil, que hay una gran demanda ahora y que algunos países están tratando de hacer algunas reservas o esperando al embargo ruso.

“Lo entendemos, pero nuestra situación ahora mismo es más complicada porque estamos en guerra”, dice Kubrakov, que confía en que los países europeos, “da igual que sean los más cercanos a Ucrania o los que estén en el medio o los que están más al oeste”, les confirmen los volúmenes de provisionamiento de diesel y gasolina suficientes para abastecerse un año o medio año.

“Para nosotros ahora es muy importante para estabilizar el mercado interno”, explica.

El ministro mantiene conversaciones con los gobiernos de Rumanía y de Polonia para que agilicen la entrada de barcos cargados de combustible para Ucrania.

En concreto, Kubrakov menciona los puertos de Constanta (Rumanía) y Gdansk (Polonia) y pide a los Gobiernos que exploren “si hay alguna posibilidad” de que, al menos en el próximo mes, se permita la entrada de sus barcos en Gdansk: “Hay muchos barcos con nuestro diésel para Ucrania, comprado por compañías ucranianas, esperando a veces semanas”.

Ucrania necesita operar en esos puertos porque los suyos, en el mar Negro, están todos bloqueados. “La situación es muy difícil porque casi del 80 por ciento de nuestras exportaciones se hacía por el mar Negro”, lamenta el ministro, quien menciona las complicaciones en la exportación de madera y de productos agrarios.

El Gobierno trabaja en la reorientación de los canales logísticos hacia el Oeste (hacia la frontera con Polonia) por carretera e incrementando la capacidad de las vías de tren.

“Estamos considerando todas las opciones que nos pueden ayudar”, asegura el ministro. “Es un poco complicado hacerlo en unas semanas. Normalmente cuesta años y estamos intentando hacer este ejercicio en unos meses”.

Es mucho más prioritario eso para el Gobierno que la puesta a punto de los aeropuertos. “Todos ellos han sido dañados, algunos totalmente destruidos y otros parcialmente”, precisa Kubrakov, quien reconoce que internamente sí se ha preparado qué aeropuerto funcionaría y cuándo en el caso de que se reabra el espacio aéreo. Pero insiste: “No es nuestra prioridad, nuestra prioridad es la exportación”.

En cuanto al transporte por carreteras, el titular de Infraestructuras del Gobierno de Volodímir Zelenski detalla que se están centrando en la reparación de los puentes en las carreteras internacionales de gran categoría como Kiev-Leópolis, Kiev-Járkov, Kiev-Varsovia o Kiev-Chernigiv.

“Sin la reparación de esos puentes, nuestras grandes ciudades serán como islas”, advierte.

La mayoría podrán estar restaurados a finales de este año, pero no los grandes como el de Chernigivni.

El ministro asegura que también se está esforzando en recuperar los trenes porque el transporte de pasajeros es prioritario. Además, desde el inicio de la guerra se han destruido total o parcialmente al menos 70.000 viviendas.

“Todos los recursos internos del país los hemos volcado en el Ejército y en los pagos sociales”, explica el ministro, a la espera de si se concreta algún paquete especial de ayudas de la Comisión Europea.

Antes de la guerra, el Gobierno ucraniano impulsó un plan de grandes construcciones para modernizar el país que, según admite el ministro, ha quedado ahora completamente paralizado. “La prioridad número uno es el Ejército y todos los gastos relacionados con la guerra”, remarca.

Su departamento trabaja con el Ejército para ayudarles en lo que necesitan, y hay trabajadores que reconstruyen carreteras por ejemplo en los alrededores de Járkov, una tarea importante para facilitar la entrega de material militar o la evacuación de soldados heridos. Trabajan, dice el ministro, incluso cerca del frente. “Hay muchas carreteras que son cruciales para ellos”, explica.

Olexandr Kubrakov recuerda que algunos países europeos han confirmado a su Gobierno que participarán en la reconstrucción de regiones, por ejemplo Gran Bretaña ayudará en la zona de Kiev (y en los municipios colindantes como Bucha, Irpin, Borodyanka, Gostomel…) y Dinamarca participará en la reconstrucción de Mikolaiv.

“Presentaremos el plan y otros países europeos podrán seleccionar apoyar la reconstrucción de regiones y ciudades”, comenta.

Admite que siempre se puede recibir más apoyo, pero Olexandr Kubrakov expresa la percepción del Gobierno ucraniano de que la comunidad internacional les respalda mucho más que antes de la invasión, y menciona a la Unión Europea, Gran Bretaña, Canadá y Estados Unidos. “Esta no es solo nuestra guerra”, dice a EFE en referencia a la implicación internacional.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Comparte este artículo