El éxodo profesoral

// MsC Claudio Viloria, Contador Público


Venezuela,  se ha sumergido en una situación económica cada día más grave, la cual no ha dejado sano sector alguno al que haya tocado. El tramo universitario no escapa de esta realidad, el cual ha tenido que soportar los embates de la economía nacional.

La formulación de los presupuestos universitarios desde  hace varios años sufre un déficit del 60%, situado muy por debajo de la realidad universitaria, la falta de insumos, propiedades, bienes, mantenimientos, reparaciones a las instalaciones, y sueldos deficientes son algunas de las causas que genera un presupuesto imperfecto.

Sin dejar de mencionar los beneficios laborales para el personal obrero, administrativo, y profesoral, los cuales a diario se ven afectados por la situación país, la falta de contrataciones de personal, o las mejoras laborales que se han visto detenidas por la falta de asignaciones presupuestarias.

Aunado a esta realidad  los profesores universitarios (por mencionar solamente un área de este gran sector),  han tenido que vivir en carne propia esta circunstancias, con sueldos críticos.  De acuerdo a la ley universitaria vigente en Venezuela en su Artículo 87.-, los escalafones de los profesores universitarios son: instructor, asistente, agregado, asociado, y titular, para lo cual los profesores deben de pasar años en poder ascender a cada uno de estos escalafones, “un ascenso supone en teoría una mejora salarial” la cual tarda meses en llegar.

Así mismo parece ser una medida económica,muy común la de los constantes aumentos de salarios pero sin observar los efectos colaterales que estos generan, trayendo consigo grandes deterioros económicos desde el sector universitario, la educación que está llamada a ser unos de los sectores más relevante para el desarrollo de un país, debe tener un grado amplio de consideración en sus distintos aspectos.

En una realidad totalmente disímil, a la que el gobierno debería de plantear para las universidades, se ha visto socavada la profesión docente trayendo esto un sinfín de consecuencias entre ella una de las más importantes el éxodo profesoral.

Nuestros sueldos y los de la región

Las renuncias, el abandono de los cargos, son unas de las principales alternativas que ha vendido utilizando los profesores para emigrar a otros países, y es que  los sueldos son totalmente simbólicos, por decir un caso un profesor instructor con una dedicación exclusiva puede llegar a ganar Bs. 305.000 que traducido a dólares sería algo como: $40, calculado a dólar a una tasa paralela, si esto lo comparamos con algunos sueldos de la región tenemos: ecuador ($ 3.014), Colombia ( $ 4.050), Canadá ($ 9.100) Perú ( $ 2.000), por solo mencionar algunos casos.

Esto hace la oferta altamente competitiva, y por lo cual muchos profesores han tenido que emigrar a otros países, lo cual  desemboca en una grave situación debido a que, esta falta de personal conlleva a la disminución de los niveles académicos en el sector, por la escasez de profesores competitivos.

Te podría interesar también