EE.UU sanciona a cuatro empresas iraníes por la venta de gasolina a Venezuela

// EFE / AFP

EE.UU sanciona a cuatro empresas iraníes por la venta de gasolina a Venezuela



El Departamento del Tesoro de EE.UU. impuso este lunes otra ronda de sanciones al sector energético de Irán, en esta ocasión al ministro de Petróleo y una decena de subsidiarias, a quienes acusa de apoyar a «entidades terroristas», en su última vuelta de tuerca para presionar a Teherán; reseñó la agencia EFE.

«El régimen de Irán usa el sector petrolero para financiar actividades desestabilizadoras. El régimen de Irán continúa priorizando su apoyo a entidades terroristas y su programa nuclear sobre las necesidades del pueblo iraní», indicó el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, en un comunicado.

La administración Trump desde 2018 ha impuesto amplias sanciones destinadas a poner fin a todas las exportaciones de petróleo de Irán, castigando a cualquier país que adquiera el producto a su rival y en beneficio de sus aliados, Arabia Saudita e Israel.

Son objeto de las sanciones, el ministro de Petróleo de Irán, Bijan Zanganeh, la Compañía Nacional de Petróleo de Irán (NIOC, por sus siglas en inglés), la Compañía Nacional de Buques Petroleros de Irán (NITC, en inglés), entre otros.

El Departamento del Tesoro emitió las sanciones vinculando a las tres entidades con la Fuerza Qods de élite de los Guardianes de la Revolución, que anteriormente fue designada como organización terrorista por Estados Unidos y cuyo comandante Qasem Soleimani murió en un ataque estadounidense en el aeropuerto de Bagdad en enero.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que las sanciones deberían enviar una advertencia a «los pocos compradores restantes de petróleo crudo iraní».

«Estas designaciones son un paso importante en la campaña de máxima presión para limitar la capacidad del régimen iraní de amenazar a sus vecinos y desestabilizar el Medio Oriente», dijo en un comunicado.

– Envíos de gasolina a Venezuela –

El Tesoro acusa, además, a cuatro empresas: Madanipour; Mobin Holding Limited, Oman Fuel Trading Ltd. Mobin Holding Limited y Oman Fuel Trading Ltd, estas dos últimas con sede en Reino Unido, por estar involucradas en la venta de gasolina desde esas entidades iraníes al «régimen ilegítimo de Nicolás Maduro en Venezuela».

Como consecuencia de estas sanciones, quedan congelados los activos que estas entidades puedan tener bajo jurisdicción estadounidense y se prohíbe las transacciones financiares como ciudadanos o empresas estadounidenses.

«El régimen iraní sigue dando prioridad a su apoyo a las entidades terroristas y su programa nuclear sobre las necesidades del pueblo iraní», dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado.

El Departamento del Tesoro acusa a Madanipour y Mobin de organizar el envío de decenas de miles de toneladas métricas de gasolina a Venezuela, donde Trump ha intentado sin éxito deponer al presidente Nicolás Maduro.

Estados Unidos también impuso sanciones al gobierno de Maduro y, a principios de este año, logró incautar el cargamento de combustible de cuatro buques de Irán que se dirigían a Venezuela, que sufre una importante escasez de gasolina y energía eléctrica a pesar de su abundante petróleo.

– «Adicto» a las sanciones –

El ministro de Petróleo iraní, Bijan Zanganeh, denunció las sanciones como una «reacción pasiva al fracaso de la política de Washington de reducir a cero las exportaciones de crudo (de Irán)».

«No tengo activos fuera de Irán para estar sujeto a las sanciones. Sacrificaría mi vida, pertenencias y reputación por Irán», escribió en Twitter Zanganeh, quien también fue sancionado personalmente.

En tanto, el ministro de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, llamó en Twitter a Estados Unidos un «#SanctionAddict» (adicto a las sanciones).

Si Trump pierde las elecciones del 3 de noviembre, las sanciones podrían estar entre sus últimas andanadas contra los líderes de Irán.

– Alerta de interferencia en comicios de EE.UU –

El anuncio de estas sanciones se produce apenas unas semana después de que el director de la Inteligencia Nacional de EE.UU., John Ratcliffe, alertase de que Irán y Rusia han obtenido información de votantes estadounidenses y tratando de interferir en los comicios.

«Queremos alertar a la población de que hemos identificado que dos actores extranjeros, Irán y Rusia, han tomado acciones específicas para influir en la opinión pública en relación con nuestras elecciones», dijo Ratcliffe en una comparecencia del FBI la pasada semana.

Según el director de la Inteligencia Nacional, tanto Rusia como Irán han accedido a datos de votantes estadounidenses, y Teherán ya ha podido usar esos datos para perjudicar al presidente Trump.

Los Gobiernos de Irán y Rusia negaron, por su parte, estar detrás de estas maniobras para interferir en los comicios del próximo 3 de noviembre.

Biden, quien lidera las encuestas antes de las elecciones del próximo martes, apoya la diplomacia con Irán y respaldó un acuerdo negociado bajo la administración de Barack Obama, en virtud del cual Teherán recortó drásticamente su actividad nuclear a cambio de promesas de alivio de las sanciones.

Behnam Ben Taleblu, miembro principal de la Fundación para la Defensa de las Democracias, un grupo cercano a la administración Trump que presiona por una línea dura contra Teherán, dijo que cualquier administración enfrentaría una carga «significativa» para librar a Irán del peso sobre las ventas de petróleo.

«Es probable que el impacto de estas penalidades, incluso tan tarde en el juego, pueda sobrevivir a la política de 2020», dijo.

El Departamento del Tesoro dijo que una red respaldada por la Fuerza Qods envió más de una decena de petroleros en la primavera de 2019, principalmente a Siria, donde Irán es uno de los principales patrocinadores del presidente Bashar al Assad, quien emerge de una brutal guerra civil.

A principios de este mes, la administración dio otro paso importante para paralizar la economía iraní al imponer sanciones a sus bancos, dificultándole las transacciones con el mundo.

Las medidas alarmaron a los aliados europeos de Estados Unidos, que advierten de consecuencias nefastas incluso para el comercio humanitario, aunque la administración Trump insiste en que no incluye alimentos ni medicinas.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también