Diabéticos en Venezuela recurren al mercado negro de insulina «porque es más barato en dólares»

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Diabéticos en Venezuela recurren al mercado negro de insulina «porque es más barato en dólares»



Pacientes diabéticos en Venezuela se ven afectados por la incertidumbre diaria de poder cumplir o no con el tratamiento. Según un boletín de la asociación civil Convite de agosto de 2019, el índice de escasez de medicamentos para la diabetes en Caracas fue de 85,1%.

Carlos González, abogado y profesor universitario, tiene varios años luchando con la enfermedad que le impide desarrollar sus labores plenamente si no recibe el tratamiento de la forma correcta. En una conversación con El Cooperante, lamentó que en el país no existan políticas públicas que procuren la salud de pacientes de alto riesgo, sino que el Estado los abandona a su suerte.

“Todos los días nos enfrentamos a consecuencias gravísimas sino tomamos la dosis necesaria de insulina. Se compromete la vida y no hay una política pública al respecto. En el sistema de salud público si vas y corres con suerte puede ser que te den el tratamiento si llevas un informe médico, pero no hay una política concreta. Igual pasa con quienes padecen cáncer, lupus o hipertensión. Los programas asociados a estas enfermedades han desaparecido y vas al Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) o a cualquier Centro de Diagnóstico Integral (CDI) y no vas a conseguir medicamentos”, condenó.

Explica que por su condición médica, necesita 7 lápices mensuales de insulina: 3 de acción rápida y 4 de acción prolongada. Dice que no es difícil conseguirlos en la farmacia, pero lo desafiante es el precio: hasta 20 dólares por una insulina.

“El tratamiento lo puedes conseguir en farmacias, pero te van a quitar 20 o 25 dólares por una sola insulina. Por eso vamos al mercado negro porque es un poco más barato. Aunque antes compraba un lápiz de insulina en 10 dólares, ahora está en 12 o 13 dólares. Estamos viendo la inflación traducida en dólares en el mercado negro de insulina”, apuntó.

González, comentó que el “mercado negro de insulina” funciona con personas que viajan a Cúcuta y traen el tratamiento por encargo, lo que no es posible ahora porque la frontera está cerrada como medida ante la COVID-19. Además, también lo consiguen con personal de salud de la red de hospitales públicos.

En los últimos 30 años se ha registrado un incremento considerable de la diabetes en el mundo, tanto en la población adulta como en los más jóvenes. De acuerdo con estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 400 millones de personas padecen esta enfermedad. En Venezuela, de acuerdo con el último registro de la Sociedad de Endocrinología y Metabolismo (SVEM), de 2017, más de 1,4 millones de venezolanos padecen de diabetes.

Indicó que muchas veces, por no tener los recursos necesarios para comprar el medicamento, mezcla las dosis con otras pastillas para «rendirlo».

“Gracias a Dios no me ha faltado porque uno se mueve, produce o pide la plata. He recibido ayuda de mi familia, amigos y de mis alumnos que me dan dinero y me dicen: anda y compra tu insulina. Esto me causa una gran vergüenza porque con todo lo que trabajo no tengo los recursos para cubrir mi tratamiento como lo hacía antes. Como profesor no ganas lo suficiente para cubrir tus necesidades básicas y uno se siente muy mal”, agregó.

De acuerdo a la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, actualmente la diabetes mellitus se encuentra entre las primeras 5 causas de mortalidad a nivel mundial. La principal causa de muerte en la población diabética es la enfermedad cardiovascular (ECV), ya sea cardiopatía isquémica o infarto cerebral.

También, es la primera causa de ceguera, insuficiencia renal, amputaciones no debidas a traumas e incapacidad prematura, y se encuentra entre las diez primeras causas de hospitalización y solicitud de atención médica.

Te podría interesar también