Cuarentena extendida pone en riesgo estabilidad laboral y salarios en la Industria

// Oriana García

Cuarentena extendida pone en riesgo estabilidad laboral y salarios en la Industria



Por 30 días más fue prolongada la cuarentena en Venezuela como medida para frenar la propagación del Covid-19, luego de dos meses de paralización en los que la mayoría de los sectores económicos del país se han visto gravemente afectados. La industria manufacturera no ha sido la excepción, por lo que sus voceros han alertado sobre el riesgo de perder más empresas si no se restituye urgentemente la actividad empresarial.

El primer vicepresidente de Conindustria, Francisco Acevedo, advirtió que dejar inoperativa una empresa durante más tres meses afectaría de forma dramática su flujo de caja, por lo que será cada vez más difícil mantener los salarios del personal. En consecuencia, dijo, la medida ocasionará un mayor índice de desempleo y cierre de empresas.

A su juicio, el panorama para la industria es altamente preocupante porque la mayor parte del sector está totalmente paralizado. «Solo está trabajando una parte de la industria que va a los sectores prioritarios: alimentos, salud y productos de limpieza e higiene, el resto está totalmente inactivo», señaló Acevedo.

Antes de la crisis por la pandemia, la industria manufacturera estaba operando solo al 21% de su capacidad instalada, lastrada por la grave contracción económica que padece el país y que ha llevado la productividad a su nivel más bajo. Tras el decreto de cuarentena y sin medidas compensatorias por parte del Gobierno nacional, la operatividad de las empresas está «prácticamente en cero».

Es por ello que el gremio industrial ya había hecho un llamado al Ejecutivo, a mediados de abril, para que se restituyera progresivamente la actividad empresarial, con el fin de preservar el empleo formal en el país. Sin embargo, no ha habido respuesta alguna.

—Preservar la salud, pero también el trabajo—

El representante del gremio industrial considera que hay maneras, con seguridad y cumpliendo las normas internacionales, de poder reabrir la industria sin que se vean afectados los puestos de trabajo y sin correr riesgos por la enfermedad. Subrayó que en muchos países del mundo se está permitiendo que haya actividad económica, paralelamente a la situación del Covid-19.

«Debemos preservar la salud, pero también los puestos de trabajo», enfatizó el gremialista, y aseguró que el sector industrial está preparado para reactivarse, atendiendo a las medidas sanitarias que deben tomarse de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional de Trabajo.

No obstante, Venezuela atraviesa también un grave problema en el suministro de combustible que, a juicio de Acevedo, limitaría enormemente la capacidad de accionar  de los industriales en caso de una posible reactivación. «Hay algunos vehículos que se mueven a gas, otros a gasoil, pero la escasez de gasolina tiene un altísimo impacto en la economía y, si esto no se soluciona, la reactivación va a ser muy leve», sostuvo, y agregó que las industrias de sectores considerados esenciales, que están trabajando actualmente, han reportado grandes dificultades para surtir combustible a sus vehículos.

En ese orden, el primer vicepresidente de Conindustria consideró que el hecho de mantener la cuarentena es una opción del Gobierno para que el problema de suministro de gasolina sea menos visible. «El problema del combustible es mucho más grave que el del Covid-19, porque paraliza al país totalmente», aseguró.

—Sueldos en cuerda floja—

El representante del gremio indicó que en las empresas se están manejando diferentes modalidades para tratar de mantener al día el pago de ingresos de sus colaboradores. «Hay unas empresas que mantiene el pago de nóminas, como hay otras que están dando bonos compensatorios, lo que sí es seguro es que esos bolívares cada vez representan menos y es un mayor problema para los trabajadores».

Los ingresos que devenga un trabajador obrero, dentro del sector manufacturero venezolano, son muy superiores al salario mínimo que actualmente se encuentra por debajo de los 5 dólares al mes. La industria paga en promedio a sus colaboradores 45$ mensuales.

En ese sentido, aseguró que hay una incertidumbre muy grande y que «en el sector manufacturero no sabemos si las industrias pueden aguantar que la cuarentena se alargue tres meses, o más. Podremos estar viendo empresas que ya no tengan capacidad de pago de los salarios», dijo.

Ante este panorama, indicó que todos los gremios están en consenso respecto a una reactivación de manera segura para preservar la salud de los trabajadores, pero sin asfixiar la economía.

El gremialista resaltó que en el año 1998 Venezuela tenía cerca de 13.000 industrias, mientras que a finales del año pasado quedaban unas 2.200 empresas aproximadamente y se calcula que unas 400 cerraron sus puertas. «Lo que vamos a ver es que muchas industrias continúen cerrando y que no sean más de 2.000 de ellas las que queden operando en el país», advirtió.

Para Acevedo, la generación de empleo y la calidad de vida de los venezolanos depende de todos los sectores de la economía. «Cuando el Gobierno habla de sectores esenciales se refiere a alimentos y medicinas, la pregunta es si nuestra vida se va a limitar a alimentarnos pero no vamos a tener calidad de vida ni felicidad, porque bajo esa premisa, entonces nada es esencial», objetó.

Te podría interesar también