Criptomonedas llenan vacíos en una economía venezolana trastornada por la hiperinflación

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Criptomonedas llenan vacíos en una economía venezolana trastornada por la hiperinflación



El repartidor de comida venezolano Pablo Toro no tiene interés en las criptomonedas ni en el blockchain, pero indirectamente utiliza tokens digitales cada vez que envía dinero a su familia.

Toro, que emigró a Colombia en 2019, utiliza una app llamada Valiu para recibir pesos colombianos por trabajar en las calles de Bogotá y depositar los bolívares correspondientes en una cuenta bancaria venezolana.

En la economía venezolana, sumida en la hiperinflación y acorralada por las sanciones, la operación no es tan sencilla.

Valiu utiliza pesos para comprar criptomonedas que luego vende en LocalBitcoins, un sitio global de intercambio de tokens en monedas locales.

Para Toro, la plataforma es más fiable que los cambistas informales, el principal canal de los emigrantes venezolanos para enviar dinero a casa. Y no necesita comprar los tradicionales giros postales en persona.

«Cuando no hay electricidad en Venezuela, cuando el servicio de Internet no funciona, el tiempo que se tarda en enviar una remesa a la familia es enorme», dice Toro, que dejó de trabajar como guardia de seguridad en la universidad porque su salario mensual no le permitía ni siquiera pagar la comida de un día.

«(Ahora) no tengo que preocuparme de si se cae la señal del móvil en Venezuela, o si se cae el servicio del móvil aquí».

A medida que la hiperinflación y las sanciones de Estados Unidos trastornan la economía de Venezuela, la criptodivisa está surgiendo como una forma de proporcionar servicios que el sistema bancario tradicional no maneja; según reseñó la agencia Reuters.

Se ha convertido en una herramienta para enviar remesas, proteger los salarios de la inflación y ayudar a las empresas a gestionar el flujo de efectivo en una moneda que se deprecia rápidamente, según las entrevistas con usuarios y expertos en criptografía.

La criptodivisa en América Latina recibió una renovada atención en junio después de que El Salvador adoptara el bitcoin como moneda de curso legal. Su popularidad ha crecido en Argentina al resurgir la inflación.

Chainalysis, una startup que investiga las transacciones de blockchain, en un informe de 2020 clasificó a Venezuela en el tercer lugar de su Índice de Adopción Global de Criptografía, en gran parte debido al alto volumen de transacciones en bolívares.

La minería de criptomonedas -que utiliza ordenadores de alta potencia para resolver complejos problemas matemáticos- es una forma atractiva de obtener ingresos extra gracias a los precios ultrabajos de la energía en Venezuela, pero el ciudadano medio no puede permitirse el equipo.

– Más usabilidad, más protección –

En Venezuela, las criptomonedas se utilizan principalmente para protegerse de la inflación que hace que los depósitos bancarios se deprecien bruscamente en semanas o incluso días.

«Valiu compra y vende bitcoin en lugar de cambiar directamente pesos a bolívares debido a la falta de disponibilidad de esa moneda en los mercados regulados», dijo Alejandro Machado, jefe de programas piloto de Valiu.

Los operadores de criptomonedas y los expertos dicen que los volúmenes en el sitio han caído en medio de la creciente popularidad de Binance, una de las mayores bolsas de criptomonedas del mundo, que ofrece el comercio de una variedad de tokens.

Estos incluyen las llamadas «stablecoins», cuyos valores se mantienen estables frente a activos específicos como el dólar estadounidense, evitando la volatilidad de muchas criptodivisas.

Las operaciones en bolívares en la plataforma peer-to-peer de Binance han aumentado un 75% desde mayo, lo que convierte a Venezuela en el único país latinoamericano cuyos volúmenes de negociación han aumentado desde que los precios del bitcoin cayeron a principios de mayo, dijo un portavoz de Binance.

Las cadenas de comida rápida Pizza Hut y Church’s Chicken, así como algunos supermercados, están aceptando tokens como bitcoin y dash como forma de pago, alimentando el entusiasmo y llenando los centros comerciales y los negocios con logotipos de conocidas criptodivisas.

Pero una parte importante de las operaciones de criptomonedas en Venezuela consiste en que los negocios cambien de bolívares para vencer la inflación, dijo el economista y experto en finanzas Aaron Olmos.

«El cripto se está utilizando como un paliativo para la situación económica, pero se ve sobre todo entre las empresas», dijo Olmos.

«Nadie te va a decir ‘todas las noches cuando hacemos las cuentas, convertimos bolívares en bitcoin’, pero sí, esto está ocurriendo».

Con información de Reuters*


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también