Criptomonedas compiten en volumen con mesas cambiarias y pueden sustituir a Zelle

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Criptomonedas compiten en volumen con mesas cambiarias y pueden sustituir a Zelle



En la economía, como en el resto de los ámbitos de la vida, los espacios que unos dejan, otros los ocupan. En este sentido, la decisión de suspender el acceso a la aplicación de transferencias Zelle a un número aún indeterminado de clientes del banco estadounidense Wells Fargo, puede ser un estímulo más para la expansión y consolidación del mercado de criptomonedas en el país.

De acuerdo con cifras de Aristimuño Herrera & Asociados, el mercado de bitcoin y otras criptomonedas en Venezuela transa aproximadamente 6 millones de dólares semanales, lo que da un promedio de 24 millones mensuales, una cifra muy cercana a la que se mueve en las mesas cambiarias del sistema bancario.

La opción de recibir pagos en criptomonedas aparece como una alternativa viable para pequeñas y medianas empresas locales, las cuales, eventualmente, estarían entre las más afectadas si, además de Wells Fargo, otros bancos estadounidenses deciden desincorporar a cuentahabientes venezolanos del acceso a Zelle.

En Venezuela, hay un constante crecimiento de empresas que trabajan con criptomonedas y resumen experiencias de uso positivas.

Un caso particular es de la criptomoneda Dash, que, según una nota publicada en el portal BeInCrypto, podría alcanzar el millón de usuarios en Venezuela al final de 2020. La información refiere que el número de monederos activos de este criptoactivo subió 562% entre mayo de 2019 y enero de 2020, cuando había más de 50.000 wallets en operación.

En términos de usuarios, la tasa de crecimiento mensual apunta que se puede alcanzar una cifra cercana al millón de usuarios, considerando que uno de los focos de los promotores del Dash es apalancarse en el comercio.

Venezuela ha sido un centro de experimentación internacional para medir la capacidad de expansión de las criptomonedas, debido a las limitaciones de acceso a herramientas financieras que existe en Venezuela, como resultado estructural de la crisis económica que padece el país -con recesión sostenida desde 2013 y tres años de hiperinflación- y el impacto puntual de las sanciones de Estados Unidos contra el gobierno venezolano.

Aunque la decisión de cerrar el acceso a Zelle de clientes de Wells Fargo no tiene que ver directamente con alguna medida del Departamento del Tesoro de Estados Unidos, debe mirarse en ese contexto, puesto que lo parece ser objeto de penalización es la manera cómo los venezolanos utilizan la aplicación para hacer operaciones regulares, buscando eludir los esquemas de comisiones bancarias, que resultan onerosos para muchos clientes en el país.

El mercado de criptomonedas en Venezuela no solo ofrece la seguridad intrínseca que implica la tecnología de cadena de bloques, sino que ya existen normas e instituciones que regulan las prácticas de los actores autorizados, lo que puede reducir la percepción de riesgo de muchas personas, como es normal en un mercado que aún se percibe como una novedad.

Sin embargo, un caso puede ser ilustrativo: Dash Mall and Parking, una asociación orientada al crecimiento de la adopción de esta criptomoneda en comerciantes del país, anunció una alianza con Piiddo, una compañía de servicios delivery y compras desde el hogar para lanzar una nueva plataforma digital que acepte exclusivamente a Dash como método de Pago.

La plataforma busca servir a la población del estado Mérida, y permitirá hacer compras en tiendas y locales comerciales tales como Ron Santa Teresa, Silvanitos, Fresh Market, Diegos Cafe, Susys cookies, Avila Burger, La Nota Bar & Grill, y muchos otros comercios de fuerte presencia regional, según BeInCrypto.

Igualmente, otras cadenas de comidas rápidas como Burger King ya están aceptando criptomonedas como medios de pago, en un fenómeno que parece imparable.

Te podría interesar también