Crece incertidumbre sobre aplicación de segundas dosis: ONG denuncia escasez de Sputnik V para completar la vacunación

// EFE / Banca y Negocios

Crece incertidumbre sobre aplicación de segundas dosis: ONG denuncia escasez de Sputnik V para completar la vacunación



La ONG Médicos Unidos de Venezuela denunció la falta de vacunas rusas Sputnik V para la aplicación de segundas dosis contra la covid-19 y exigió a las autoridades explicaciones sobre esta situación.

«Exigimos respuestas, basta de dilaciones, ¿dónde están las segundas dosis de las vacunas Sputnik-V? Iniciaron un plan ‘chucuto’ de vacunación sin prever los esquemas completos. Una sola dosis no basta para lograr la protección», dijo la ONG en un mensaje en Twitter.

Asimismo, agregó que la «incertidumbre» por está situación «agobia a los venezolanos». Tanto Médicos Unidos como gremios sindicales del sector salud en Venezuela han denunciado que la vacunación contra la covid-19 avanza de forma lenta y desordenada.

Hasta el pasado 4 de julio, en Venezuela se habían vacunado un total de 2.508.201 personas, según dijo entonces el presidente Nicolás Maduro.

El mandatario aseguró ese mismo día que Venezuela contaba con vacunas anticovid para inmunizar al 20 % de la población, lo que supone cerca de seis millones de personas, pero no detalló cuándo llegaron estos fármacos al país.

La última cifra pública de llegada de dosis de vacunas, fue del 12 de junio cuando el ministro de Salud, Carlos Alvarado, dijo que el país había recibido 3,23 millones de fármacos entre la china Sinopharm y la rusa Sputnik V.

El país caribeño suscribió a comienzos de junio un acuerdo con la farmacéutica rusa Gerofarm para el envío de 10 millones de dosis de la vacuna EpiVacCorona, aunque no se concretó la fecha de llegada.

Este acuerdo se sumó al anunciado en diciembre del año pasado, cuando el Gobierno suscribió otro convenio con Rusia por 10 millones de vacunas Sputnik V.

Además, está pendiente el envío de algo más de 11 millones de unidades del mecanismo Covax, que coordina de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Venezuela también firmó el 24 de junio otro convenio con Cuba para adquirir 12 millones de la vacuna Abdala.

También crece la incertidumbre para las personas que deben recibir la segunda inyección de la vacuna china de Sinopharm, pues tampoco parece haber existencias suficientes.

En un centro de vacunación relativamente pequeño, como el Liceo «Gustavo Herrera» de Chacao, decidieron suspender la vacunación por inventario hasta el próximo lunes 27 y advierten que solo aplicarán primeras dosis. Esta situación también se está presentando en estados como Aragua, Portuguesa, Zulia, Táchira, Lara, Trujillo y Sucre, según denuncias publicadas en redes sociales.

Efectivamente, la inmunización completa -que no elimina la posibilidad de contagio, sino que suprime el riesgo de muerte, según el infectólogo Julio Castro- se consigue con las dos dosis; sin embargo, las autoridades sanitarias están apelando a estudios que permiten extender el lapso entre la primera y la segunda dosis, incluso hasta los 60 días, lo que genera dudas y temores en la población afectada.

El personal sanitario al servicio del Estado está haciendo un esfuerzo calificable de titánico para organizar los procesos de vacunación, pero cada vez es más evidente que existe un suministro limitado de dosis, que obliga a hacer discriminaciones.

Mientras tanto crecen las opciones de vacunación en un «mercado negro» que cobra auge por el temor de no acceder a los fármacos por las vías regulares. Entre 150 y 300 dólares por dosis se están pagando en ofertas ilícitas y peligrosas a través de redes sociales para vacunarse en casas y negocios que pueden ser hasta ferreterías.

El infectólogo Castro ha advertido en varios escenarios contra esta práctica, porque las vacunas disponibles en Venezuela necesitan una logística particular, pues es muy importante preservar la cadena de frío de las dosis y tener en cuenta las indicaciones clínicas para su uso; de lo contrario, no se puede garantizar su efectividad.

Además, hay personas inescrupulosas que pueden administrar «otras sustancias», como ocurrió en un caso relativamente reciente en el estado Lara.

La recomendación general de los expertos es mantener las medidas de seguridad básicas, como el uso permanente de mascarillas, matener un adecuado distanciamiento físico, evitar las aglomeraciones y acudir a lugares cerrados y concurridos, acudir a un servicio médico ante la simple sospecha de contagio, lavarse las manos frecuentemente y usar alcohol o gel antibacterial con más de 70% de alcohol para desinfectar las manos de manera regular.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también