Consejos para iniciar un buen un negocio con amigos

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Consejos para iniciar un buen un negocio con amigos



La dinámica de poseer y operar un pequeño negocio con amigos puede poner una tremenda tensión en sus relaciones, pues manejar una empresa trae consigo grandes desafíos. Establecer un conjunto de normas antes de empezar un negocio entre amigos, podría ayudarte a empezar bien. Aquí presentamos tres consejos para empezar un pequeño negocio con amigos que te ayudarán a mantener siempre las buenas relaciones:

1. Comprométanse a “comunicarse temprano y a menudo”

Establecer reglas con respecto a la frecuencia y modo de comunicación entre socios es el eje de trabajar con amigos. Simplemente porque los dos comparten la pasión por el negocio no significa necesariamente que tienen la misma perspectiva en cada una de las decisiones que se necesitan tomar. Hablar sobre las decisiones difíciles y llegar a acuerdos mutuos fortalece la relación y el negocio. Por otro lado, la ambigüedad expone los problemas en relaciones y pueden significar el fracaso. Una comunicación abierta y honesta es una parte esencial de una asociación exitosa.

2. Sé específico al definir “roles y responsabilidades”, pero permite entrenamiento en otras áreas

Mientras que trazar roles y responsabilidades al principio es esencial, posiblemente no sea suficiente. Del mismo modo que los negocios crecen y evolucionan, los roles de los socios también lo hacen. Es una cosa decidir inicialmente que el socio A tiene sus labores específicas mientras que socio B tiene las suyas, pero ¿qué pasa cuando aparecen nuevas responsabilidades? Una conversación continua es necesaria para mantener los roles bien definidos.

También, devolverse periódicamente para redefinir responsabilidades tiene el beneficio agregado de destacar áreas potenciales de capacitación para otras funciones. Los negocios que se manejan con “islas” de responsabilidad son mucho más propensos a sufrir de devastadores resultados de pequeños contratiempos, como la enfermedad de corto plazo de uno de los socios, que los negocios que tienen diferentes formas de completar labores esenciales.

3. Estén de acuerdo en qué va primero la amistad o el negocio 

Los socios deben empezar con el entendimiento que habrá días de fuertes tensiones en el que se tendrán que tomar decisiones por el bien del negocio que podrían irritar a un socio o al otro. En algún momento se tendrán que examinar los egos y utilizarlos muy gentilmente para que el negocio pueda prosperar. Saber que cada socio respeta al otro y que toma el éxito de la compañía en serio, les habilita para tomar decisiones sabias aunque no sean populares. Al final, la rentabilidad del negocio tiene que tomar precedente ante los egos involucrados para que la empresa pueda tener éxito.

Aunque dirigir un negocio con el modelo de asociación podría presentar algunos retos, también puede ser personalmente y profesionalmente gratificante. Profundizar en la relación, al igual que darle a los socios mucha más libertad de lo que sería posible en una empresa unipersonal, son dos de las ventajas. Así que invertir tiempo extra en preparar la relación para la presión de compartir un negocio beneficiará a todos los involucrados a largo plazo.

Te podría interesar también