Conozca las características de la vacuna rusa Sputnik V contra #Covid19

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Conozca las características de la vacuna rusa Sputnik V contra #Covid19

En agosto, Rusia autorizó una vacuna para el COVID-19 tras menos de dos meses de pruebas en humanos, un logro celebrado por Moscú pero cuestionado por algunos expertos que señalan que sólo alrededor del 10% de los ensayos clínicos tienen éxito.

La vacuna rusa produjo un anticuerpo respuesta en todos los participantes en los ensayos en etapa temprana, de acuerdo con resultados publicados a inicios de septiembre por la revista médica The Lancet, que señaló que aún eran necesarios ensayos a largo plazo.

El doctor Elmer Huerta, explicó a CNN lo que se conoce de esta vacuna, si existe algún tipo de estudio revisado por pares que la valide y lo que afirman los científicos rusos que es el método con el que la vacuna neutraliza al virus.

«En primer lugar, como lo describimos en el episodio del 6 de abril, recordemos cómo se elabora una vacuna y cómo se trabaja en occidente para asegurarse de que la vacuna es segura, efectiva y, sobre todo, para que genere confianza en el público, haciendo que todos los interesados puedan enterarse de los detalles de su elaboración», detalló Huerta.

En general, la vacuna se desarrolla en dos etapas: la preclínica y la clínica.

La etapa preclínica se hace con células aisladas y animales, y en ella se desarrolla el concepto y el producto final. Es decir, un medicamento que podría ser usado en seres humanos.

Por su parte, la etapa clínica implica el uso de seres humanos para probar la vacuna. En otras palabras, en esta fase clínica, el medicamento se prueba en seres humanos voluntarios para evaluar su eficacia y seguridad.

Esta etapa clínica tiene tres fases. En la primera, se inyecta el medicamento a decenas de voluntarios para averiguar, entre otras cosas, su toxicidad. Es decir, el tipo de efectos negativos que pueda causar y ver si es capaz de estimular la formación de anticuerpos.

Luego viene la fase 2, en la que cientos de voluntarios reciben la vacuna y son estudiados para ampliar el conocimiento adquirido en la fase 1 sobre seguridad, la capacidad de estimular las defensas, establecer la dosis, la frecuencia de vacunación y el mejor método de administrarla.

Por último, en la fase 3, ya son miles de personas las que participan y la vacuna es comparada con un placebo para ver si realmente protege a la persona vacunada. En esta etapa, se evalúan también posibles efectos secundarios, no advertidos en las fases anteriores.

Una vez concluida esa fase, en la que ya sabemos cuál es el producto final, empieza el proceso de producción que es muy complejo y detallado. En esta etapa, se determina también cuál es la mejor manera de almacenar, transportar y distribuir la vacuna a quienes la necesiten.

Es muy importante entender que -en aras de la revisión y opinión de la comunidad científica mundial- los resultados científicos de la etapa preclínica y de cada una de las fases de la etapa clínica son publicadas en revistas científicas revisadas por pares. De esa manera, se asegura la transparencia del proceso.

Dicho eso, el asunto es que en el desarrollo de la vacuna rusa Sputnik V, no se tienen publicaciones científicas en las que se describa la etapa preclínica, así como tampoco ninguna de las fases de la etapa clínica.

En primer lugar, es muy curioso que se haya diseñado una página web para publicitar la vacuna, en la que, acompañada de una misteriosa melodía, se muestra la animación de un satélite llamado Sputnik V -que representa a la vacuna- y que da vueltas alrededor de un gigantesco virus, disolviendo su cubierta con cada órbita, revelando al planeta Tierra que emerge liberado del interior del virus.

La página web dice que la vacuna usa un virus del resfrío, llamado adenovirus, como un vector. Eso significa que una secuencia genética del nuevo coronavirus SARS CoV2 ha sido introducido dentro del adenovirus, el cual al ser inyectado, engaña al sistema de defensa, provocando la producción de anticuerpos.

Efectos secundarios de la vacuna rusa Sputnik

Un 14 por ciento de los voluntarios que han participado en los ensayos clínicos posteriores al registro oficial de la vacuna rusa contra el coronavirus, Sputnik V, han sufrido efectos secundarios como fiebre o dolor muscular, según ha informado el ministro de Sanidad ruso, Mijail Murashko.

«Fueron vacunadas más de 300 personas. Un 14 por ciento de ellos tienen quejas menores de debilidad, dolores musculares menores durante el día y alguna vez tienen fiebre», ha dicho Murashko, en una comparecencia ante la prensa rusa.

El ministro ha subrayado que este tipo de complicaciones son previsibles y «están descritas en las instrucciones». Además, ha contado que tres grandes fabricantes se han unido al trabajo sobre la vacuna Sputnik V.

La vicepresidenta ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez anunció este viernes que el país recibió el primer lote de la vacuna rusa Sputnik V contra la Covid-19 para iniciar la fase 3 de los ensayos clínicos de ese medicamento.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también