Colombia denuncia retención ‘arbitraria’ de tres nacionales en Venezuela

// AFP

Colombia denuncia retención ‘arbitraria’ de tres nacionales en Venezuela



Tres colombianos están retenidos en Venezuela tras ser interceptados por militares cuando llevaban «ayuda humanitaria» a una zona fronteriza, denunciaron este jueves autoridades de Colombia; mientras que el Gobierno venezolano sostiene que el incidente responde a sospechas de «contrabando de combustible».

Los colombianos permanecen en «retención arbitraria» desde el miércoles, dijo a la AFP el servicio de prensa del ministerio de Exteriores colombiano, que pidió su liberación.

Sin embargo, un comunicado de la Cancillería venezolana subrayó que estos «quedarán a la orden de los tribunales nacionales para los procesos de ley».

Según el almirante Orlando Grisales, comandante de la colombiana Fuerza Naval de Oriente, el grupo se movilizaba en una embarcación cargada con alimentos y productos de aseo por el Río Negro, que marca en ese punto la frontera entre los dos países.

Los colombianos, agregó, se dirigían al municipio de Puerto Colombia, en el departamento de Guainía, pero fueron interceptados y conducidos por los efectivos venezolanos hacia la ciudad venezolana de Maroa.

La lancha transportaba «ayuda humanitaria» del Consejo Noruego para Refugiados destinada «a las comunidades indígenas del departamento», precisó la Cruz Roja Colombiana en un comunicado.

El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, confirmó que la embarcación fue interceptada por militares de la Guardia Nacional durante «labores de patrullaje», aseverando que fueron detectadas «características delictivas propias del contrabando de combustible (…), camuflajeadas como una supuesta ayuda humanitaria».

Los tripulantes no disponían de «documentación alguna que avalara la carga», indicó un comunicado divulgado por Arreaza en Twitter junto con imágenes de la lancha repleta de contenedores para gasolina.

Llevaba, según el texto, «47 bolsas de comida, 45 kilos de material metálico, presuntamente cobre, y 38 tambores para transporte de combustibles que ocupaban el 80%» de su superficie.

El ministerio de Exteriores de Colombia había calificado el hecho de «violatorio del derecho a la libre navegación de los ríos comunes» y enfatizó que la situación «interrumpió una labor humanitaria en tiempos de pandemia» de COVID-19.

Tanto el Consejo Noruego para Refugiados como la Cruz Roja Colombiana reportaron el hecho en sendos comunicados, precisando que ninguno de los detenidos trabaja para esas instituciones.

«Llama la atención» que «el Consejo Noruego para Refugiados y la Cruz Roja Colombiana pongan en riesgo la posible condición humanitaria de una carga al contratar transportes que en razón de la evidencia son indudablemente usados para propósitos delictivos», respondió Venezuela, que se dijo dispuesta a entregar los alimentos retenidos.

Sin relaciones diplomáticas desde febrero de 2019, Colombia y Venezuela comparten una porosa frontera de 2.200 kilómetros.

Te podría interesar también