Clínicas privadas operan en terapia intensiva: entérese por qué

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Clínicas privadas operan en terapia intensiva: entérese por qué



La salud privada en Venezuela resiste con dificultad las secuelas financieras de la segunda ola de contagios de covid-19 en Venezuela, cuando tiene todos los espacios de hospitalización y cuidados intensivos copados, mucho personal sanitario sin vacunar y enfrenta una ola de contagios que es más agresiva en números de casos y más letal.

Héctor Marcano, directivo de la Clínica El Ávila de Caracas, sostiene que los costos asociados a la atención de pacientes infectados por SARS-Cov-2 son especialmente elevados, porque los procesos de hospitalización son más largos, así como la permanencia en las unidades de cuidados intensivos.

El facultativo destacó que las UCI son espacios para pacientes de «alta complejidad» y riesgo, por lo que un día de reclusión en estas unidades puede costar alrededor de US$2.500 y, en promedio, los pacientes graves requieren entre 10 y 15 días de terapia intensiva, cuando lo normal es que un enfermo por otra patología reciba estos cuidados por dos o tres días.

Estos datos indican que el costo promedio de la hospitalización en una UCI privada para un paciente de covid-19 se ubique entre US$250.000 y US$375.000, cantidades impagables para los precarizados estándares de ingresos de lo queda de la clase media venezolana.

Marcano indicó que las clínicas privadas arrastran enormes acreencias tanto de las compañías de seguro, que pagan con retraso, como de particulares; sin embargo, insistió en que estos centros no niegan ni suspenden la atención médica por esta causa. «La vida humana está por encima de lo económico», dijo en entrevista concedida a Unión Radio.

El facultativo aclaró en forma terminante que cumplirán con las normativas vigentes y no suspenderán la atención de casos graves de covid-19, insistió.

– Impacto integral –

Marcano señaló que el impacto financiero de la pandemia no se limita al efecto directo de atender a un número creciente de pacientes covid-19, sino que hay golpes colaterales, derivados de la necesidad de reducir intervenciones quirúrgicas electivas, consultas y la disminución de los espacios de hospitalización para pacientes de otras patologías.

«Todo el tiempo estamos haciendo reuniones para reducir costos y tratar de ajustarse a la situación. Este es un problema muy serio, porque además, queremos tener a los empleados lo más satisfechos posible dentro de la situación que vivimos. Hemos suspendido al mínimo las operaciones electivas, hemos reducido la hospitalización normal a un solo piso, tenemos las consultas restringidas, y hay menos flujo de pacientes porque saben que tenemos pacientes covid y eso genera precaución», explicó Marcano.

– Recortes en las listas de vacunación –

Por otra parte, el directivo de la Clínica El Ávila sostiene que el proceso de vacunación del personal sanitario expuesto a contagio no se ha cumplido de manera eficiente y dijo que las listas que las instituciones han pasado a las autoridades sanitarias han sufrido recortes.

Las autoridades deciden directamente un número de dosis a suministrar y, según el doctor Héctor Marcano, a veces ni siquiera envían las dosis restringidas. «hay mucha gente expuesta y la vacuna es, realmente, el único tratamiento eficaz», indicó a Unión Radio.

Te podría interesar también