Clientes «fantasmas»: conozca cómo Pdvsa elude las sanciones de Estados Unidos

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Clientes «fantasmas»: conozca cómo Pdvsa elude las sanciones de Estados Unidos



El 21 de agosto pasado, un buque cisterna llamado el Otoman atracó en la terminal petrolera de Jose, en el estado Anzoátegui, para cargar 1,82 millones de barriles de crudo pesado, según los documentos internos de la compañía petrolera estatal. Sin embargo, ningún petrolero con ese nombre está registrado en las principales bases de datos de transporte marítimo mundial.

Para enturbiar aún más la situación, el identificador único del Otoman que figura en los documentos – un número utilizado por la Organización Marítima Internacional para identificar los buques – se asignó a otra cisterna llamada Rubyni, según las bases de datos.

El Rubyni fue desguazado hace dos años, según registran. Las imágenes satelitales proporcionadas por TankerTrackers.com, un servicio independiente de seguimiento de buques, muestran que el buque fue cesado en la costa de Bangladesh en 2018.

La identificación errónea del Otoman no es un error aislado, según documentos de la compañía vistos por Reuters, bases de datos de embarcaciones y registros corporativos, así como entrevistas con funcionarios del estado iraní y cuatro personas cercanas al productor estatal de petróleo, Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa).

Desde que Estados Unidos impuso sanciones a Venezuela en 2019, la empresa estatal y algunas agencias navieras han estado ignorando los protocolos para comprobar la identidad de los petroleros, dijeron fuentes cercanas a Pdsva, según indica un reportaje de la agencia británica. Esto es parte de una cortina de humo que, según un funcionario iraní, Teherán ha ayudado a desarrollar para que las exportaciones de petróleo de Venezuela puedan continuar.

El barco con el nombre falso es parte del juego del «gato y el ratón» que Caracas está jugando con Washington en todo el mundo.

Una investigación previa de Reuters encontró que la mayor parte de los cargamentos que zarparon de Venezuela desde 2019 fueron a China. El caso Otoman y otros muestran que muchos clientes en Rusia – uno de los aliados más cercanos de Venezuela – están fletando barcos mal identificados para exportar el petróleo de Venezuela a Asia.

A la pregunta de si el Kremlin estaba al tanto de alguna empresa con sede en Rusia involucrada en el comercio de petróleo venezolano, un portavoz no respondió, aunque criticó las sanciones estadounidenses.

«Consideramos que las sanciones a Venezuela son ilegales desde la perspectiva del derecho internacional», dijo. «Venezuela es un socio importante para Rusia en América Latina».

Un funcionario del Ministerio de Petróleo iraní involucrado en las conversaciones con Caracas dijo que Irán, que ha entregado gasolina, condensados, alimentos y equipos de refinería a Venezuela, continuará haciendo estos envíos.

«Las sanciones de EE.UU. no pueden impedirnos hacer negocios entre nosotros. Pronto se realizarán nuevos envíos», dijo, refiriéndose a esos suministros. Venezuela ha perdido la mayor parte de su capacidad de refinar su propio petróleo.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, que opera la política de sanciones, no respondió a una solicitud de comentarios. Un portavoz del Departamento de Estado dijo que el gobierno estadounidense es consciente de que Venezuela está recurriendo cada vez más a Irán para que le ayude con su sector petrolero. «Estos regímenes se están llevando unos a otros por una calle sin salida que no beneficiará a sus ciudadanos», dijo.

– Nuevos clientes –

El Otoman forma parte de una flota de más de 30 petroleros contratados por un grupo de empresas hasta ahora desconocidas que han surgido este año como compradores clave de crudo venezolano.

De los 21 nuevos clientes de Pdvsa identificados en los documentos internos de la compañía petrolera estatal, ninguno tiene antecedentes en el comercio de petróleo. La mayoría parecen estar basados en Rusia, pero para muchos, no se registró una dirección completa. Aquellos con direcciones no se encontraban en ellos.

En total, recibieron más de 25 millones de barriles de crudo y combustible venezolano entre abril y octubre, según los registros de Pdvsa. Ese volumen de crudo es casi un cuarto de las exportaciones totales de petróleo de Venezuela y, a precios de mercado para ese período, valdría unos 544 millones de dólares.

En agosto, los Estados Unidos aumentaron las sanciones al comercio de petróleo de Venezuela, dejando a los recién llegados prácticamente como los únicos clientes que quedan en la lista de exportaciones de PDVSA para octubre. Eso los convirtió en un salvavidas para el gobierno del Presidente Nicolás Maduro.

Hasta la ola inicial de sanciones de EE.UU. en 2019, Pdvsa siguió rigurosas pautas para el registro de clientes, de acuerdo con una copia de los procedimientos de la compañía revisada por Reuters.

El Otoman fue fletado por una empresa con sede en Rusia llamada Wanneng Munay, según los registros de Pdvsa. La dirección que figura en las bases de datos de la petrolera venezolana pertenece al Consulado General de España en Moscú, que dijo en un correo electrónico que nunca había oído hablar de Wanneng Munay.

Wanneng Munay no respondió a una solicitud de comentario enviada por correo electrónico. Su página web registrada en Rusia dijo que el sitio estaba «en construcción».

Este sitio, así como el de 14 de los otros nuevos compradores de petróleo venezolano, fue registrado en junio por una compañía llamada OGX Trading en Moscú, según los archivos de registro de la web de Rusia. OGX fue fundada en marzo y está dirigida por un empresario ruso, Sergei Basov, según los registros.

Basov dijo en una conversación telefónica que OGX Trading planeaba entrar en el negocio de la comida, pero no había logrado comenzar durante la pandemia.

Está listado como el fundador y CEO de al menos seis compañías en la misma dirección en Moscú. Reuters descubrió que tiene intereses comerciales comunes con una ciudadana venezolana, Betsy Desirée Mata Pereda, que no pudo ser localizada directamente y no respondió a las preguntas sobre esta historia enviadas a su compañía.

Mata Pereda es propietaria de una compañía que maneja al menos dos de las firmas de Basov, según muestran los registros corporativos.

También era accionista de una empresa turca, Mulberry Proje Yatirim SA, que forma parte de un programa de cajas de alimentos subvencionadas lanzado por Maduro en 2016. Esa empresa fue sancionada en 2019 por las autoridades estadounidenses. Dijeron que era parte de una sofisticada red de empresas fantasma que se beneficiaron del programa de alimentos y lavaron cientos de millones de dólares en ingresos por corrupción en todo el mundo.

Los registros corporativos rusos muestran que Basov tiene una participación del 1% en OGX, y el 99% restante es propiedad de una empresa con sede en Dubai, Marlybone Trading DWC-LLC. Un reportero de Reuters visitó la oficina de Marlybone en la zona sur de Dubai: No había ningún cartel en la puerta, y la habitación de dentro estaba vacía.

Puede leer el reportaje completo de Reuters aquí.

Te podría interesar también