CEO de Scotiabank exige confiscar activos internacionales ligados a corrupción en Venezuela

// Banca y Negocios @bancaynegocios

CEO de Scotiabank exige confiscar activos internacionales ligados a corrupción en Venezuela



Al llamar a Venezuela una de las «naciones más corruptas de la Tierra», el director ejecutivo del Banco de Nueva Escocia (Scotiabank), Brian Porter, instó a los gobiernos de todo el mundo a confiscar los activos vinculados a los delitos presuntamente cometidos por los jerarcas venezolanos y usarlos para apoyar la democracia en el país sudamericano en crisis.

De acuerdo con la versión del Bloomberg, el  CEO del tercer prestamista más grande de Canadá, que tiene operaciones significativas en América Latina, dio el paso inusual de evaluar la crisis política y humanitaria de Venezuela en un artículo de opinión publicado en el National Post.

«La que una vez fue la democracia más rica y estable de América Latina, ahora ve como la democracia, la economía y la sociedad de Venezuela se han derrumbado en los últimos años, en ese orden», escribió Porter. «Ha llegado el momento cuando los gobiernos de todo el mundo tomen medidas firmes nombrando y avergonzando a los autores de los crímenes cometidos contra el pueblo venezolano y apoyándose en el asediado movimiento democrático de Venezuela«.

El artículo de opinión de Porter se produce cuando el líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, busca apoyo internacional para la destitución del presidente Nicolás Maduro, cuyo gobierno enfrenta sanciones y colapso económico. En su artículo, Porter se refirió a Guaidó como «el presidente legítimo de Venezuela» que «ha demostrado un gran coraje» al pedir ayuda a otras naciones.

«Ahora debemos atender esa llamada y apoyar al pueblo venezolano», escribió Porter.

– Incautación de activos –

Porter instó a los gobiernos de América y Europa a apoyar a los refugiados venezolanos e iniciar un esfuerzo coordinado para identificar y confiscar los activos de los funcionarios corruptos del régimen venezolano. Las ganancias, junto con la ayuda adicional, deberían usarse para proporcionar apoyo financiero al movimiento democrático en Venezuela, escribió.

Scotiabank, con sede en Toronto, opera en más de 30 países, con operaciones significativas en América Latina y el Caribe, y se centra en los países de la Alianza del Pacífico, como México, Chile, Colombia y Perú.

El banco también tiene una historia previa en Venezuela. En 1997, abrió una oficina de representación en Caracas y acordó pagar US$88 millones por una participación de 25% en el Banco del Caribe. En 2014, Scotiabank aceptó una amortización de C$ 129 millones (US$ 98 millones) por la inversión venezolana, ya que el país sufrió hiperinflación y agitación económica, lo que llevó a restricciones gubernamentales que limitaron la capacidad del banco para repatriar efectivo y dividendos del país.

En su informe anual del año pasado, Scotiabank reveló una exposición transfronteriza de C$ 670 millones a Venezuela y Uruguay, sin reportar a los países por separado. El total se describió principalmente como una «inversión en subsidiarias y afiliadas», con C$ 127 millones en préstamos vinculados a esos países.

En su artículo de opinión, Porter reconoció a la Unión Europea por haber «condenado enérgicamente» al régimen de Maduro y por apoyar a Guaidó. Más cerca de casa, elogió a la viceprimer ministra canadiense Chrystia Freeland y al ministro de Relaciones Exteriores Francois-Philippe Champagne por mostrar «un tremendo coraje y liderazgo» por «condenar sin ambigüedades los abusos del régimen de Maduro».

Con información de Bloomberg

Te podría interesar también