Bloomberg: Profundización de la crisis de Venezuela expone divisiones en el oficialismo

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Bloomberg: Profundización de la crisis de Venezuela expone divisiones en el oficialismo


Las grietas están empezando a aparecer en el partido gobernante de Venezuela más de dos meses después del inicio de las manifestaciones callejeras mortales que exigen la destitución del presidente Nicolas Maduro.

La Fiscal Luisa Ortega Diaz, siempre leal a Maduro y su difunto predecesor, Hugo Chavez, se ha convertido en uno de los mayores críticos a las tácticas del gobierno para acabar con las protestas que han dejado más de 60 muertos en medio de miles de detenciones. Mientras tanto, el ministro de Defensa hizo una petición pública este martes a dejar de lado las “atrocidades” llevadas a cabo por la Guardia Nacional.

Mientras que el deterioro gradual de Venezuela ha sido bien documentado durante años, los observadores dicen que el país ha entrado en una nueva fase desde el año pasado mientras Maduro afirma su control.

Las elecciones se han retrasado, las reglas para redactar una nueva constitución -que por lo general requiere un referéndum-, han sido ignoradas y los civiles están siendo llevados ante tribunales militares por delitos de traición a la patria. Para agregar al caos político y social, el gobierno no pudo hacer un pago por un préstamo de casi $ 1 mil millones para su aliado Rusia que permitió financiar la compra de armas, mientras los inversores están aumentando las apuestas sobre un posible incumplimiento de deuda.

La creciente división fue aún más evidente este  miércoles tras la muerte de un manifestante de 17 años de edad en las calles de Caracas después de sufrir lesiones en el pecho. El gobierno se apresuró a culpar a un artefacto explosivo de fabricación casera que presuntamente transportaba, mientras que la oposición señaló videos que muestran a soldados de la Guardia Nacional disparando gases lacrimógenos en su dirección. El Ministerio Público dijo que investigaría mientras que el Defensor del Pueblo, un firme aliado de Maduro, tuiteó lo que dijo eran los resultados de la autopsia que respaldan la tesis del presunto explosivo de fabricación casera.

Un día después de que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, pidió a la Guardia Nacional detener el comportamiento inadecuado hacia los manifestantes, videos de representantes de las fuerzas de seguridad que arrastran a un manifestante con una motocicleta a través de la calle aparecieron en las redes sociales. A principios de esta semana también surgieron videos de la Guardia Nacional robando a la población civil de monederos, relojes y teléfonos a plena luz del día en Caracas.

La oposición, una alianza de partidos que han estado tratando de desalojar al régimen socialista en el poder desde hace casi dos décadas, ha sido alentada por las últimas protestas. Los residentes de los barrios pobres de las grandes ciudades en Venezuela, por lo general la columna vertebral de apoyo del gobierno, se han unido a manifestaciones que han llevado a saqueos esporádicos y cierre de calles. A menudo acaban con una nube de gases y perdigones.

Con un índice de aprobación flotando alrededor del 20 por ciento, Maduro está tratando de salir de la última ola de disturbios y bajos precios del petróleo antes de las elecciones presidenciales del próximo año. La oposición, sin embargo, es cada vez más escéptica de que el gobierno vaya a a permitir un voto libre y justo después de que el Consejo Nacional Electoral desechó un referéndum revocatorio y postergó las elecciones regionales por un año.

Para empeorar las cosas, los ahorros acumulados durante los años de auge del petróleo parecen haberse agotado. Las reservas internacionales han caído un 75 por ciento desde 2008 hasta unos $ 10.5 millardos, y el gobierno ha tenido que reducir severamente sus importaciones esenciales de alimentos, medicinas y bienes de capital con el fin de seguir pagando su deuda externa. El bolívar quedó casi sin valor en el mercado negro. En este contexto, el atraso con Rusia es la última señal de las dificultades financieras.

La deuda venezolana ya se comercializa cerca de lo que algunos estiman como valor de recuperación en caso de incumplimiento, entre 35 y 50 centavos de dólar, con rendimientos sobre 25 por ciento. Una reciente serie de acuerdos para vender valores sin liquidez del balance del Banco Central a fondos de Wall Street ha provocado la ira de la oposición, que amenaza con repudiar las obligaciones en cualquier gobierno futuro.

Los manifestantes se reunirán esta tarde en el lugar en que el joven de 17 años de edad, cayó muerto. Miguel Pizarro, un legislador de la oposición que representa el distrito obrero de Petare en Caracas, que estaba al lado del chico que murió el miércoles, dijo que los manifestantes están indoblegables. Los legisladores como Pizarro han pasado más tiempo marchando en la calle que en la Asamblea Nacional, que ha sido debilitado por el Tribunal Supremo.

“La violencia sólo trae más violencia”, dijo. “Nosotros hemos presentado propuestas para resolver la situación que han sido ignoradas. Nadie nos puede convencer de que estamos condenados a esta realidad”.

 

 

Te podría interesar también