BID: Las personas son susceptible a la desinformación cuando la confianza en el sistema político es baja y la polarización es alta

// Banca y Negocios @bancaynegocios

BID: Las personas son susceptible a la desinformación cuando la confianza en el sistema político es baja y la polarización es alta

De acuerdo al economista de investigación del Banco Interamericano de Desarrollo, Razvan Vlaicu, Facebook y WhatsApp se están convirtiendo en los principales canales de participación política en América Latina.

«Hoy en día, la gran mayoría de adultos de todas las democracias de la región afirman que reciben o comparten información política a través de las redes sociales. A diferencia de hace diez años, cuando solo una décima parte lo hacía»,destaca.

De acuerdo con datos del Latinobarómetro, cerca del 20% de los adultos de la región tenía una cuenta en Facebook en 2010. En 2015, esa cifra aumentó al 42% y luego al 65% en 2020. Mientras tanto, WhatsApp, se hizo aún más popular alcanzando un 73% de uso en 2020.

Hoy en América Latina, la mayoría de los políticos del ámbito nacional alimentan sus cuentas de redes sociales a diario. La nueva tecnología ha demostrado ser especialmente valiosa para los políticos menos conocidos e independientes, ya que las redes sociales proporcionan un dispositivo de publicidad de bajo costo.

Las nuevas herramientas de comunicación permiten personalizar los mensajes políticos a diferentes segmentos del electorado. Esto es lo que se conoce como microfocalización, una estrategia de marketing que utiliza datos detallados sobre los intereses individuales para influir en el comportamiento de compra.

Aunque pueden ser inofensivas cuando las utilizan candidatos que comparten información verificada, estas capacidades pueden caer en manos de grupos con identidades ocultas para difundir deliberadamente desinformación buscando manipular la opinión pública.

Según un informe de Freedom House de 2019, de los treinta países que celebraron elecciones o referendos el año anterior, veintiséis sufrieron interferencias electorales digitales.

Las investigaciones revelan que la gente es más susceptible a la desinformación cuando la confianza en el sistema político es baja y la polarización política es alta. Estas condiciones describen a muchas de las democracias latinoamericanas.

En un artículo en que se analizan datos recientes, los directores del Proyecto de Opinión Pública de América Latina (LAPOP) concluyen que: “Las redes sociales producen resultados dispares en las democracias latinoamericanas, pero lo negativo parece pesar más que lo positivo”.

Puede continuar leyendo el contenido en el blog del BID.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también