Bancos centrales y sus políticas estarían ayudando a elevar precio del Bitcoin

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Bancos centrales y sus políticas estarían ayudando a elevar precio del Bitcoin



Es innegable que el Bitcoin (BTC) ha sido uno de los activos estrella en 2020 y en lo que va de 2021. Aunque las bolsas globales y otros activos también han rebotado con fuerza tras la caída que sufrieron al inicio de la crisis del coronavirus (COVID-19), BTC se ha revalorizado casi un 800% en el último año, superando al rebote del 216% del petróleo o el 76% del S&P 500.

No obstante, el bitcoin es un activo controvertido, que recibe críticas y halagos por partes iguales.

Entre los críticos destacan los bancos centrales y otros reguladores que tachan al bitcoin de ser un activo muy volátil, contaminante y que no está respaldado por nada. Sin embargo, son los propios bancos centrales y sus políticas los que podrían estar detrás de la creciente popularidad de este criptoactivos y todos sus ‘primos’.

– Una alternativa a la impresión ilimitada de dinero –

Parece contradictorio, pero para entenderlo hay que remontarse a los inicios del bitcoin. Esta criptodivisa se lanzó en 2009 con un límite de oferta muy claro: un máximo de 21 millones de monedas.

La idea era que el bitcoin fuese una alternativa a la impresión ilimitada de dinero por parte de los bancos centrales durante la crisis financiera, puesto que estos movimientos (si hubieran causado inflación) habrían depreciado estas monedas fiduciarias erosionando el poder de compra de los consumidores y el ahorro de las familias.

El miedo al impacto de las políticas de los bancos centrales, basadas en la creación de dinero nuevo (impresión de dinero simbólico porque son anotaciones electrónicas) que inyectan en la economía a cambio de activos, dio vida al bitcoin (junto a otros factores como el anonimato en los pagos o la seguridad que otorga la blockchain).

Hoy también son las grandes impresoras de dinero de la Fed, el BCE, el Banco de Japón… las que están ayudando a elevar el precio de este activo por diferentes motivos.

Por un lado, el bitcoin sube ante ese miedo de que las divisas tradicionales se deprecien ante la impresión masiva de dinero de los bancos centrales. Aunque esto parece algo lejano en divisas como el euro, el dólar o la libra, otros países con sistemas monetarios más débiles han sufrido fuertes depreciaciones en sus divisas por la impresión masiva de dinero para financiar el déficit público, algo que no parece tan lejano tras la crisis del COVID-19 en los países desarrollados.

Los criptoactivos en general y el bitcoin en particular han logrado que una cantidad importante de inversores/ciudadanos apoyen su causa con gran convicción. Muchas veces detrás de esa convicción existe una elevada exposición al bitcoin, pero otras simplemente es la defensa de lo que creen una alternativa superior al sistema monetario actual: una alternativa descentralizada, anónima, digital y con una oferta limitada de monedas.

El experto del grupo Natixis Investment Managers consideran que el bitcoin cuenta con algunos puntos fuertes que llaman la atención a inversores y personas interesadas en la tecnología: «La gran fuerza de esta moneda digital emblemática se basa en 3 elementos: su portabilidad, la preservación del anonimato del titular y la promesa de intercambios monetarios sin comisiones de terceros».

Este conjunto de factores están detrás de la fortaleza del bitcoin, lo que no quita que las críticas de bancos centrales, reguladores y expertos tengan sentido. Como señaló Jerome Powell, el bitcoin no está respaldado por nada, es muy volátil y se comporta como un activo especulativo. Además, no genera un rendimiento como los bonos, ni paga un dividendo como las acciones.

Mientras que los bancos centrales mantengan el poder parece poco probable que este criptoactivo llega a convertirse en un medio de pago extendido.

Lea el trabajo completo de El Economista (es), haciendo clic aquí

Te podría interesar también