Banco Sabadell ganó un 99,7% menos en 2020 por COVID-19 y ajuste de personal

// EFE

Banco Sabadell ganó un 99,7% menos en 2020 por COVID-19 y ajuste de personal



Banco Sabadell cerró 2020 con un beneficio de 2 millones de euros, un 99,7 % menos que en 2019, cuando ganó 768 millones, tras provisionar 2.275 millones por la crisis del coronavirus, liquidar el esquema de protección de activos (EPA) de la CAM (banco que absorbió en 2011) y acometer un ajuste de plantilla.

Sin las pérdidas de TSB, su filial británica, el beneficio del banco hubiera sido de 222 millones de euros, un 71 % menos, según los datos presentados este lunes por la entidad, que espera recuperar posiciones en 2021 gracias a un menor volumen de provisiones por la COVID y a una aportación positiva de su sucursal en Reino Unido.

El Sabadell ha optado por sacrificar beneficios a base de sanear su balance ante la nueva etapa que inicia con la llegada como consejero delegado de César González-Bueno, quien será el responsable de diseñar el nuevo plan estratégico a tres años que ha de guiar los pasos de la entidad, decidida a seguir en solitario tras la ruptura de las negociaciones de fusión con BBVA.

Al equipo de González-Bueno, que se incorporará oficialmente a la entidad cuando el Banco Central Europeo (BCE) dé el visto bueno al nombramiento, se sumará también Leopoldo Alvear (Madrid, 1971), hasta ahora director financiero de Bankia.

Alvear relevará en el cargo a Tomás Varela, que está vinculado al banco español desde hace tres décadas, los últimos 20 años como director financiero.

El aún consejero delegado, Jaime Guardiola, y el todavía director financiero, Tomás Varela, han presentado los resultados del 2020 por última vez junto al presidente del Sabadell, Josep Oliu, quien dejará sus funciones ejecutivas cuando González-Bueno asuma el cargo.

En el último ejercicio, la entidad ha visto lastrados sus resultados por la crisis del coronavirus, que ha llevado al grupo a provisionar 2.275 millones para hacer frente a posibles impactos futuros derivados de la pandemia.

El Sabadell, además, ha ejecutado en el cuarto trimestre la venta de tres carteras de activos problemáticos procedentes de CAM que ascendían a 1.200 millones de euros, liquidando así el esquema de protección de activos que recibió a cambio de quedarse la entidad alicantina en el año 2011.

También en el cuarto trimestre del año, el grupo ha materializado un plan de ajuste de plantilla con la salida voluntaria de 1.817 personas, una medida que supondrá un ahorro de costes anual de 141 millones.

Los ingresos del negocio bancario, que engloban el margen de intereses y las comisiones netas, ascienden a 4.749 millones, un 6,2 % menos que el año anterior, si bien en el último trimestre ya muestran un comportamiento positivo, con un crecimiento superior al 3%.

La entidad, que descarta repartir dividendo con cargo a 2020, también logra mejorar en el último ejercicio su ratio de morosidad, que se sitúa en el 3,6 %, dos décimas menos que hace un año, y la ratio de capital usada para medir la solvencia, la Common Equity Tier 1 (CET1), permanece estable en el 12,6%.

El presidente Oliu ha destacado que los datos de 2020 «vienen «marcados por la prudencia como elemento fundamental», pues contienen unas provisiones extraordinarias que tienen por objetivo «sentar las bases del futuro».

Tras la ruptura de las negociaciones con BBVA, el Sabadell dejó en el aire la posibilidad de desprenderse de TSB, banco que adquirió en 2015 y que hasta ahora ha aportado pérdidas y problemas al grupo. Sin embargo, Oliu ha enfriado hoy esta posibilidad.

Ha asegurado que la filial británica está inmersa en un plan de desarrollo a tres años que cree aumentará su rentabilidad, por lo que no se plantean ahora su venta.

Te podría interesar también