Banco do Brasil cerrará 361 unidades y pretende recortar 5.000 empleos

// EFE

Banco do Brasil cerrará 361 unidades y pretende recortar 5.000 empleos



El Banco do Brasil, de control público y mayor institución financiera del país, anunció este lunes un programa de reestructuración por el cual se propone cerrar 361 unidades, incluyendo 112 agencias bancarias, y ofrecer un plan de renuncias voluntarias con el que pretende recortar 5.000 empleos.

La institución, controlada por el Estado pero con acciones negociadas en la bolsa de Sao Paulo, informó en un comunicado al mercado que su programa puede rendirle un ahorro de 2.700 millones de reales (unos 509,4 millones de dólares) hasta el 2025.

«La reorganización de la red de atención busca su adecuación al nuevo perfil y al comportamiento de los clientes y comprende, además de medidas de optimización de la estructura, otros movimientos de revisión y reducción de las direcciones y de áreas de apoyo», explicó el Banco do Brasil en su comunicado.

La entidad agregó que su intención es «privilegiar la especialización de la atención y la ampliación de la oferta de soluciones digitales».

El plan de reestructuración prevé el cierre de 361 unidades en todo el país, de los cuales 112 agencias bancarias, 7 oficinas comerciales y 242 puestos de atención a los clientes.

Igualmente prevé la transformación de otras 243 agencias en puestos de atención y de 145 puestos de atención en tiendas sin el manejo de dinero.

La reestructuración, sin embargo, también prevé la creación de 28 nuevas unidades de negocios, entre las cuales 24 especializadas en negocios en el sector agropecuario.

El organismo aclaró que mantendrá su presencia en las ciudades en que cerrará agencias bien sea con unidades propias de negocios o con los corresponsales bancarios, un tipo de representación con el que cuenta en 221 municipios.

Los cierres de unidades se producirán a partir del 22 de febrero y los clientes de las agencias afectadas serán informados previamente por medios digitales o por teléfono.

Hasta el año pasado el banco contaba con 15.133 puestos de atención al público, incluyendo 5.429 agencias bancarias.

– Nuevos planes de incentivo –

El banco dijo igualmente que aprobó dos nuevos planes de incentivo a las renuncias voluntarias, uno para optimizar la distribución de la fuerza de trabajo y otro para anticipar la salida de los empleados que están próximos a la jubilación.

La entidad espera que hasta 5.000 empleados se acojan a los dos planes pero admitió que tan sólo podrá informar el número final de adhesiones y el respectivo impacto financiero de las renuncias el 5 de febrero, cuando concluye el plazo de inscripción.

El Banco do Brasil ya había admitido que, desde hace varios años pero especialmente en 2020 por las medidas de distanciamiento social impuestas para hacer frente a la pandemia del coronavirus, saltó el número de transacciones digitales y el uso de la aplicación que la entidad ofrece para teléfonos móviles.

Además de evitarles es desplazamiento al banco, los clientes pasaron a privilegiar las transacciones digitales debido a que reducen los costos de operación.

En julio de 2019 el Banco do Brasil ya había anunciado un plan de incentivo a las renuncias voluntarias para promover una adecuación en la distribución de los empleados y reducir excesos en algunas dependencias y ciudades.

Según el balance financiero que divulgó en noviembre, hasta septiembre de 2020 el banco contaba con 92.106 empleados, una reducción del 1,9 % frente a los que tenía en el mismo mes de 2019 (93.872).

En el mismo balance la entidad informó que en los nueve primeros meses del año pasado obtuvo un beneficio neto de 9.498 millones de reales (unos 1.758,9 millones de dólares), con una reducción del 23,8 % frente al mismo período de 2019.

Su resultado se vio impactado principalmente por el aumento en un 47,9 % de las provisiones para créditos de liquidación dudosa como consecuencia del aumento de los impagos ante la crisis provocada por la pandemia.

Te podría interesar también