Banco central alemán alerta sobre recesión severa y larga por #Covid19

// EFE

Banco central alemán alerta sobre recesión severa y larga por #Covid19



El Bundesbank, banco central de Alemania, considera que la pandemia de coronavirus y las medidas para frenarla han precipitado a la economía alemana a una «recesión severa» y descarta una recuperación rápida.

En su boletín mensual de abril, publicado este lunes 20 de abril, el Bundesbank dice que la pandemia ha paralizado algunos sectores de servicios de consumo y, de este modo, la actividad económica ampliamente desde mediados de marzo.

«En qué medida caerá la actividad económica al final, no se puede prever en estos momentos porque la duración de la recesión dependerá de cuándo y en qué medida se relajan las restricciones que se han aplicado para luchar contra la pandemia», añaden los economistas del Bundesbank.

No obstante, «una recuperación económica rápida es improbable», según el Bundesbank.

Ya se han anunciado algunas medidas de relajación del confinamiento, pero hasta que se encuentre una solución médica, deberán mantenerse «restricciones sustanciales» por eso parece improbable una «rápida y fuerte recuperación económica».

Será decisivo la rapidez con la que los consumidores y las empresas se normalizan una vez que se relajen las restricciones, no sólo para Alemania, sino para todos los países que están conectados estrechamente con Alemania, según el informe.

Sin embargo, los economistas del Bundesbank descartan que la tendencia bajista de la economía se intensifique en sí misma porque los sistemas de seguridad social, los estímulos monetarios del BCE y las medidas de apoyo fiscal del Gobierno alemán «se oponen a ese escenario».

Los sectores más afectados por la caída de la facturación debido al cierre de locales y tiendas, así otras medidas de seguridad son la gastronomía, los proveedores de servicios de viaje, otros servicios de ocio y de cultura, y el sector textil.

La caída del consumo en estos sectores ha reducido el producto interior bruto (PIB) en la segunda quincena de marzo en más de un punto porcentual en el primer trimestre del año, según cálculos del Bundesbank.

Asimismo se han disparado desde mediados de marzo las solicitudes de prestaciones por desempleo, que en Alemania se conocen como trabajo a jornada reducida (Kurzarbeit) y que ahora serán más elevadas que en la crisis de 2009.

Te podría interesar también