Avianca pone en marcha «plan de choque» para viajeros por crisis en Venezuela

// EFE


La aerolínea colombiana Avianca puso en marcha un «plan de choque» para transportar a más de 13.000 pasajeros afectados por la suspensión de sus operaciones en Venezuela, en vigor desde ayer jueves, debido a problemas operativos y de seguridad en el país que ponen en riesgo a viajeros y tripulantes.

Las medidas incluyen la asignación en vuelos de otras aerolíneas, ampliación de la disponibilidad de silla en destinos de frontera y reembolso de dinero, informó la empresa.

Avianca anticipó para ayer jueves la suspensión de sus vuelos de las rutas Bogotá-Caracas-Bogotá y Lima-Caracas-Lima que inicialmente iba a ser a partir del 16 de agosto, ante la delicada situación que se vive en el país, informó la compañía.

«Debido a limitaciones operativas y de seguridad registradas en las últimas horas, Avianca se ve en la obligación de suspender a partir de hoy sus operaciones a Venezuela, y no desde el 16 de agosto como estaba previsto», expresó la aerolínea en un comunicado.

Fuentes de la compañía dijeron a Efe que las limitaciones operativas y de seguridad que en los últimos meses llevaron a varias aerolíneas a salir de Venezuela «se han recrudecido con la crisis política y social que vive el país».

De otro lado, Efe pudo conocer por fuentes documentadas que los riesgos mencionados por las aerolíneas están asociados a deficiencias en la infraestructura aeroportuaria, tales como fallas en el fluido eléctrico y en conectividad a internet que limitan la adecuada planificación de los vuelos, así como la demarcación inadecuada de las pistas de rodaje y rampa de despegue.

Igualmente hay deterioro o averías de los equipos de asistencia en tierra, tales como grúas o carros de seguridad del aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía.

También se presentan problemas recurrentes con el combustible porque los equipos de suministro no tienen al día las inspecciones y certificaciones que exigen los estándares de calidad para una operación segura.

Esta situación ha ocasionado filtración y derrames de combustible en el abastecimiento, según la fuente.

Otras fallas que comprometen la seguridad aérea están en la falta de entrenamiento o actualización del personal responsable de tareas especializadas en tierra, así como altos porcentajes de robo y saqueo de equipajes.

Ante el deterioro de la seguridad en Venezuela, tripulantes de la aerolínea fueron víctimas de atraco varias veces en sus desplazamientos entre el aeropuerto y el hotel, razón por la cual la compañía suspendió hace meses el pernocte en Caracas.

Además, en octubre pasado un Boeing 787 de Avianca que volaba de Madrid a Bogotá con 248 pasajeros a bordo fue hostigado por un cazabombardero venezolano cuando cruzaba el espacio aéreo de ese país, lo que estuvo a punto de terminar en tragedia y sobre el cual la aerolínea no ha recibido hasta hoy una explicación oficial.

Estas razones, reiteradas ayer al Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) de Venezuela, llevaron a Avianca a anunciar la suspensión de sus vuelos a partir del 16 de agosto, pero la crítica situación obligó a la compañía a anticiparla.

La suspensión anticipada de los vuelos hacia y desde Venezuela afecta a más de 13.000 viajeros que ya habían comprado boletos para viajar entre ayer y el 15 de agosto y para los cuales la compañía busca alternativas.

Al respecto, la oficina de comunicaciones de Avianca ha dicho que la Aerolínea está «haciendo todo lo posible para proteger a los pasajeros», para lo cual «gestiona diversos mecanismos que le permitan el traslado efectivo de quienes tienen reservas».

Te podría interesar también