Aspectos fundamentales que nos deben llevar a estudiar economía

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Aspectos fundamentales que nos deben llevar a estudiar economía


Ante una crisis de dimensiones históricas, muchos son los ciudadanos que, preocupados por la situación a la que se enfrentan y que desconocen, tanto en lo personal como empresarial, han buscado la prensa económica para estar al tanto de los sucesos, así como los comunicados y afirmaciones que emiten los distintos economistas y las autoridades nacionales sobre la crisis económica que atravesamos.

Y es que, en un escenario de excepcional incertidumbre en lo que a la economía se refiere, como avisó el propio Fondo Monetario Internacional (FMI), los economistas se convierten en eruditos muy cotizados por las familias y las empresas, que buscan consejo en estos para afrontar mejor esta situación.

– El estudio universitario de la economía – 

Cuando decidimos seguir nuestros estudios en la universidad, nos encontramos con una oferta universitaria muy amplia y variada. Nuestra temprana edad, en muchas – ocasiones, no nos permite escoger la carrera universitaria correcta. ¿Merece la pena estudiar economía? Economipedia.com, hace un análisis al respecto.

Este es el dilema de muchos jóvenes. A una edad temprana se les pide que tomen una decisión que puede marcar sus vidas. Deben elegir una carrera. Las dudas brotan en su mente. ¿Acertaré estudiando Informática? Si estudio Ingeniería Industrial tal vez tenga una mejor salida profesional. ¿Y si me decido por estudiar Economía? ¿Me será útil esa ciencia social plagada de números, gráficas y palabras extrañas?

La respuesta es rotunda: ¡SÍ! La economía no solo brinda amplias oportunidades laborales, sino que nos permite un conocimiento mucho más completo del mundo que nos rodea.

– Una ciencia social con una causa noble – 

Detrás de la frialdad de las cifras, de los datos estadísticos y de las gráficas, hay un fin noble que puede atraer a muchos estudiantes. Y es que, la Economía es una ciencia social al servicio de la humanidad. Su finalidad es clara: cubrir las necesidades ilimitadas de la población, al tiempo que los escasos recursos se gestionan de la manera más eficiente posible.

Así pues, la economía es una ciencia que trata de seleccionar aquellas vías en las que la población podría alcanzar una situación de mayor bienestar. Pues, como decíamos al inicio, hablamos de unas necesidades ilimitadas con las que cuenta una población, y que deben ser satisfechas con unos recursos muy escasos. Este auténtico desafío, grosso modo, es el que enfrentan muchos economistas en el planeta. Pero, además, hablamos de una ciencia muy amplia, donde los desafíos van sucediéndose en tanto en cuanto vamos analizando las distintas disciplinas que esta ciencia integra.

Detrás de muchos estudiantes de Economía hay un ferviente deseo por conocer cómo funcionan las relaciones internacionales y el comercio internacional, especialmente en un mundo con una economía tan globalizada. Cómo funcional los precios, el estudio de las reglas del comercio internacional, los aranceles, los proyectos de integración económica o cuál es el papel de organismos como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial son algunos asuntos que despiertan el interés de muchos alumnos.

Analizando las gráficas que representan curvas de oferta y demanda, el efecto de las barreras arancelarias o el impacto de las cuotas a la importación, los estudiantes de Economía tienen una primera perspectiva de lo que significa la economía internacional, los desajustes en el mercado laboral, la política monetaria, la función del dinero, etc. De ese modo, podrán entender por qué un Gobierno apuesta por abrirse al libre comercio o por qué un país decide mantener un control de precios.

– Respuesta a los grandes problemas económicos – 

Detrás de ese estudio de la teoría económica, de los datos estadísticos y de las curvas de oferta y demanda hay un afán por comprender cómo estas relaciones que mencionábamos afectan directamente a su vida cotidiana. Los estudiantes más entusiastas, incluso, buscan una forma de dar respuesta a estos problemas; en este sentido, proponiendo sus propias soluciones a los grandes problemas económicos que atraviesa la humanidad.

Evidentemente, las formas de dar respuesta a los principales desafíos económicos son muy distintas. Como se comentaba, la Economía es una disciplina muy amplia, por lo que ofrece una gran variedad de soluciones posibles. Así, a lo largo de la carrera, los estudiantes irán encontrando respuestas en las tesis de célebres economistas como Adam Smith, Pareto, Marshall, Keynes, Friedman, Krugman o Stiglitz entre muchos otros.

Ahora bien, para todo buen estudiante de Economía, la teoría de los manuales no será suficiente, por lo que combinarán las enseñanzas de los grandes economistas con sus propias ideas para comprender la realidad económica e intentar hallar respuestas.

En esa línea, es fundamental ser orientados adecuadamente con el fin de impulsar el pensamiento crítico, especialmente en una disciplina como la Economía. Es por eso que muchos instructores o profesores, prefieren plantear más preguntas que respuestas y generar más dudas que certezas.

– Conocimiento del mundo real- 

Por otra parte, la Economía guarda una estrecha relación con muchas otras disciplinas. Así, está estrechamente unida a áreas de conocimiento como las Relaciones Internacionales, muy presentes en la economía, la Historia, el Derecho o la Política. Por tanto, aquellos que deciden estudiar Economía suelen ser personas con una curiosidad insaciable por el mundo que les rodea. En este sentido, es habitual encontrar a muchos economistas que también poseen títulos en Historia o Derecho. Y si no poseen dichas profesiones, suelen mostrar un gran interés por los acontecimientos históricos o siguen atentamente la evolución de la legislación.

Como parte del perfil del estudiante de Economía, cabe destacar que suele tratarse de personas apasionadas por la Política. Son conscientes de que, para cualquier Gobierno que pretenda hacer una política seria, es necesario contar con un buen programa económico. Es más, las medidas económicas que llevan a cabo los Gobiernos o los organismos supranacionales, determinan su forma de actuar en política y definen las relaciones internacionales.

Para conocer las consecuencias políticas e históricas de los grandes acontecimientos económicos, los planes de estudio incluyen materias tales como Comercio Exterior, Historia Económica, Economía Internacional, Derecho, Macroeconomía, Microeconomía, Contabilidad o Estadística. Y esto es un ejemplo, pues la carrera integra más de 40 asignaturas, donde sobresalen más de 20 disciplinas.

– ¿Qué es y qué no es un economista? – 

Pese a que en una situación de crisis se despierta el interés de la ciudadanía por la figura del economista, lo cierto es que todavía existen muchas personas en el planeta que no terminan de entender las habilidades, así como las destrezas que debe tener un economista. Tampoco las acciones que este lleva a cabo, o la actividad diaria que estos realizan en su día a día. Algunos ciudadanos más escépticos, que ven al economista como un visionario o un vidente, consideran que el economista es una especie de comentarista, que tiene la misión de ofrecer a la ciudadanía el futuro, cuando nadie es capaz de visualizarlo.

Otros, que confían más en la profesión y la tienen más aterrizada, ven en el economista un asesor, el cual es capaz de decirle, donde meter los ahorros de toda la vida y, con ello, obtener un beneficio tan elevado como para retirarse y vivir de los rendimientos el resto de sus días. Por otro lado, también existen empresarios que tienen al economista como aquel profesional al que acudir en momentos en los que la empresa no muestra rendimientos óptimos.

De la misma forma, tenemos los que ven en este perfil un potencial banquero, creyendo que esta es la única salida que ofrece esta carrera como tal, mientras existen otros perfiles que piden al economista que, con herramientas fiscales y vacíos legales, le logren un ahorro en el pago de impuestos al Estado. Todo ello, sin olvidar al economista de mercados o bróker.

– ¿En fin, como comprender, que es lo realmente hace un economista? – 

Y es que, para entenderlo correctamente, debemos saber que la economía es una ciencia muy amplia, que presenta tantos campos como teorías. Un economista, a la hora de formarse, adquiere un conocimiento básico común que puede ayudarle a orientarse correctamente en determinados campos, pero nunca podrá saberlo todo sobre todos ellos. Por ello, escogen, como en la medicina o cualquier otro campo científico, una especialización.

Cuando vamos al médico general, no le preguntamos por un dolor en el ojo, o si le preguntamos este nos derivará al especialista. Este médico, especializado en medicina general, no puede respondernos a un problema relacionado con la vista. Este médico escogió una especialidad, y debe ceñirse a su especialidad; aunque ello no le impida darte una recomendación, o su percepción. Con los economistas ocurre lo mismo. Si hablamos con un experto en finanzas, el campo en el que se desenvolverá con gran facilidad será en el de las finanzas.

Asimismo, un economista especializado en fiscalidad, aunque pueda darte su percepción sobre cómo está evolucionando la balanza comercial de un país o el tratado de libre comercio Mercosur, debemos estar claro que el campo en el que puede ayudarte es en el de la fiscalidad. Todo aquello relacionado con el pago de impuestos, con el sistema tributario en general, será el campo en el que más ayuda pueda ofrecer este economista. Pues es el campo en el que se especializó, y por ello puede ayudarte respondiendo a tus preguntas. Pero estos mismos conocimientos no podemos pedírselos al macroeconomista que trabaja de profesor en la universidad, ni tampoco le hablaremos del Dow Jones o el Nasdaq, pues su especialización es la macroeconomía y la docencia, y sus conocimientos y su investigación estará centrada en estos campos.

En resumen, el economista puede responder a todas esas preguntas que mencionábamos al inicio, o puede ser todas esas percepciones que tenemos de un graduado en Economía. Pero este economista no puede ser todo aquello que creemos que es. Un economista no puede estudiar a fondo la macroeconomía, a la vez que se centra en la investigación de mercados, mientras realiza una tesis sobre el comportamiento de la economía venezolana a nivel microeconómico.

En este sentido, y para hacernos una idea con otra profesión más conocida, es como pedirle a un oftalmólogo que te opere de la rodilla, que te observe el sistema digestivo y te haga un análisis, a la vez que le pedimos que nos quite los altos niveles de azúcar en la sangre. O de la misma forma, pedirle a un abogado especializado en divorcios que gestione la adquisición de una empresa en Colombia, que se encargue de un caso de delito fiscal, a la vez que le pedimos que imparta una clase de universidad sobre homicidios y sentencias.

La economía, como decíamos, es una ciencia muy amplia, y que abarca muchas disciplinas. De la misma forma que el economista busca, a través de herramientas como las matemáticas y la estadística, y de modelos, mejorar la asignación de los recursos, a la vez que esa asignación se realiza de forma más efectiva y eficiente; pues un economista, para desgracia de muchos, no es una especie de mesías, capaz de multiplicar los panes y los peces, como explica la Biblia en la religión cristiana. Un economista es una persona que ama la economía, pero que la ama por algo. Pudiendo ser ese algo, las finanzas, la banca, los mercados, la contabilidad, la fiscalidad, la macroeconomía, la microeconomía, la econometría, así como alguna de las más de 40 asignaturas, o más de 15 disciplinas que se estudian, previamente a la especialización, en la carrera universitaria. En definitiva, la economía es una ciencia esencial en nuestro día a día.

Te podría interesar también