Banca y Negocios Informe Privado
15/08/2016 10:00 AM

Aristimuño: Aumento de salario no va a proteger a los venezolanos de la inflación

Para el director de la firma Aristimuño Herrera & Asociados, César Aristimuño, el nuevo aumento de salario decretado la semana pasado con un incremento de 50%, aunado a una fuerte subida en la base de cálculo de los tickets de alimentación, no será suficiente para proteger a la ciudadanía de los efectos de la inflación, ya que debe resolverse los problemas de producción en el país para atender esta problemática.

«El aumento decretado por el Gobierno tiene como objetivo tratar de mitigar un poco el efecto de la alta inflación, la cual se viene reflejando básicamente como consecuencia de dos grandes factores», explica Aristimuño. 

«El primero de ellos es la severa disminución en las importaciones de bienes fundamentales en la economía con niveles de contracción de 47%, lo cual incide en una drástica disminución de la oferta por la vía de las importaciones», refiere, destacando que las autoridades gubernamentales decidían los niveles de abastecimiento del mercado nacional desde los años en que el precio del petróleo se encontraba en cotas superiores a los 100 dólares por barril.

Lea también: El impacto económico que tendrá en las empresas el aumento del salario mínimo

Dada la fuerte caída del precio de la cesta petrolera venezolana, la disminución de ingresos en divisas ha incidido directamente en la caída de las importaciones.   

«En segundo lugar», prosigue, «el otro factor sin duda alguna es la altísima caída en la productividad de las empresas nacionales, que conlleva una severa disminución de la producción  nacional. Esta caída en la producción es consecuencia de las distintas medidas que a lo largo de los últimos años ha venido tomando el gobierno contra empresas del sector privado».

«Este aumento de salario no va a proteger a los venezolanos de la inflación», enfatiza Aristimuño. «El problema es Venezuela es de oferta y no de demanda».

Para concluir subraya que en el país «lo que hace falta son más productos en los abastos y supermercados y no más ingresos, lo que conduce al final a comprar los mismos productos a un precio más caro».

«Es imposible pensar que este aumento no tenga incidencia sobre la inflación en Venezuela dado que ese costo que tienen que absorber las empresas debe ser trasladado al producto final» dadas sus incidencias sobre los márgenes de beneficios y, por ende, sobre la continuidad de las operaciones.

«Esa permanente búsqueda de atribuirle a las empresas privadas, los problemas de abastecimiento nacional lo que hace es empeorar el problema. Hay que generar los incentivos y las garantías adecuadas para que los empresarios sigan invirtiendo y de esa manera aumentar la producción y empezar a  compensar los grandes problemas de desabastecimiento que está afectando a toda la población venezolana. Nadie más interesado que ellos (empresarios) en que esto sea así».

Generar capacidad para una mayor demanda sin solucionar los problemas de oferta, al final agravará el problema, y el incremento se diluirá entre las manos, así de simple, concluye.

Ahora bien, para derrotar finalmente la inflación, hace falta lo señalado anteriormente más una gestión adecuada de política monetaria y fiscal que permita reducir el déficit fiscal e igualmente evitar que ese déficit se siga financiando con emisión de dinero inorgánico, siendo este último igualmente un gran disparador de la inflación.     


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Comparte este artículo