Argentina asegura que no puede «ofrecer más» a sus acreedores

// EFE

Argentina asegura que no puede «ofrecer más» a sus acreedores

El Gobierno de Argentina aseguró este martes que no puede «ofrecer más» de lo que ya ha propuesto a los acreedores privados para reestructurar bonos bajo legislación extranjera por unos 66.000 millones de dólares, una oferta que ha sido rechazada por grandes fondos de inversión.

«Las expresiones de rechazo eran, en algún sentido, esperables. Es parte de lo que es un proceso en el cual la otra parte busca presionar para que Argentina ofrezca más, pero ofrecer mas no se puede porque ofrecer más no es sostenible y eso es algo que nosotros no vamos a hacer», afirmó el ministro de Economía argentino, Martín Guzmán.

El viernes último, Argentina formalizó una oferta para reestructurar bonos emitidos bajo legislación extranjera en manos de acreedores privados por un total de 66.239 millones de dólares.

Guzmán señaló que en las reuniones previas al lanzamiento de la oferta no hubo acuerdo con los acreedores, ya que estos reclaman que Argentina profundice la austeridad fiscal, algo que el país no piensa hacer ya que su economía, en recesión desde hace dos años, «colapsó».

La propuesta de canje incluye un período de gracia de tres años, con lo cual Argentina empezaría a pagar recién en 2023, e implica una quita del 5,4 % sobre el stock adeudado y del 62 % sobre los intereses.

– Diferencias –

En declaraciones a la radio El Destape, Guzmán aseveró que la propuesta argentina es «responsable», «seria», «razonable» y confeccionada sobre «la base de la buena fe».

La oferta fue, sin embargo, rechazada este lunes por grandes grupos que reúnen a acreedores de Argentina, principalmente poderosos fondos de inversión, como Ashmore, BlackRock y Fidelity, entre otros.

Analistas locales han considerado la oferta como «agresiva», con fuertes pérdidas para los inversores, pero han marcado que se trata de una primera propuesta que puede ser mejorada para sumar adhesiones entre los acreedores y desincentivarlos a acudir a tribunales internacionales para litigar contra Argentina.

Sin embargo, al ser consultado sobre si hay elementos de la oferta que son negociables, Guzmán respondió que «la oferta es la que es».

Sostuvo que uno de los grupos que rechaza la oferta propuso que no haya quitas ni de capital ni de intereses sino «simplemente reacomodar pagos de intereses en el tiempo», algo «absolutamente insostenible que hubiera llevado a una dinámica de deuda que el país no puede sostener en el tiempo».

«De modo que esta es la oferta y esto es sobre lo hay que definirse», recalcó.

– Virtual «default» –

Con la oferta ya lanzada, los ojos están ahora puestos en lo que hará Argentina este miércoles, cuando debe pagar unos 500 millones de dólares de intereses de tres bonos emitidos bajo ley extranjera e incluidos en la propuesta de reestructuración.

Si no afronta el vencimiento, puede echar mano al período de gracia de treinta días para saldar la deuda antes de ser considerada en «default».

Aunque no fue explícito sobre si se pagará o no, Guzmán insistió hoy en que Argentina «ya está en una situación de virtual default» (cese de pagos).

Recordó que en los últimos meses, en el marco de las conversaciones con los acreedores y «sobre la base de la buena fe», Argentina pagó sus compromisos haciendo uso de las reservas monetarias.

«Pero ya considerábamos que la economía estaba en virtual default. No es que Argentina hoy tiene acceso al mercado de crédito internacional y que entonces, luego de no poder hacer frente a los pagos de deuda que se vienen en los próximos días, va a perder ese acceso. No es así: Argentina ya no tiene acceso al mercado de crédito internacional y eso va a seguir ocurriendo», afirmó.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también