Aramco mantiene plan de incrementar su capacidad de producción pese a crisis

// EFE

Aramco mantiene plan de incrementar su capacidad de producción pese a crisis



La petrolera estatal saudí Aramco, la mayor del mundo, aseguró hoy que sus planes para aumentar su capacidad de producción hasta los 13 millones de barriles diarios de crudo no han cambiado pese a la crisis actual y después de ver reducir sus beneficios un 73% durante el segundo trimestre.

La dirección de la compañía dijo durante una presentación de los resultados del primer semestre a los inversores, que ya en el pasado mes de abril -en medio de la guerra de precios con Rusia- Aramco incrementó su producción a un nivel récord de 12,1 millones de barriles sin necesidad de ninguna inversión y pueden mantenerla durante un año sin que ello suponga un gasto extra.

Su presidente ejecutivo, Amin Nasser, no reveló, sin embargo, ningún cronograma de cuándo llevarán a cabo este incremento y la petrolera apuntó que sus previsiones de inversión para el próximo año será inferiores a las calculadas incialmente debido a la pandemia de COVID-19.

Pese a que en el segundo trimestre del año sus beneficios sufrieron un desplome 73 %, atribuido a la caída de la demanda y los precios causada por el confinamiento al que se han visto obligado los países por el coronavirus, Nasser dijo que la empresa se mantiene fuerte y no está preocupado por el futuro a corto plazo.

«No está claro por cuánto tiempo continuará la actual ola de incertidumbre», pero «estamos asistiendo a una recuperación parcial en el segundo semestre de 2020», afirmó Nasser.

El presidente ejecutivo de Aramco confía en un aumento de la demanda por parte del mercado asiático, su mejor cliente, e indicó que la demanda de gasolina y diésel está subiendo en países como China, Japón, Corea del Sur e India en el tercer trimestre.

Nasser aseguró que la refinería de Jazan, parte del proyecto de Aramco para desarrollar la mayor planta de gas en el mundo, comenzará a procesar crudo en el primer trimestre de 2010 con una producción inicial de 200.000 barriles al día, para subir luego a 400.000.

Los responsables de la empresa indicaron que tras aumentar su apalancamiento hasta el 20 % actual, debido a la compra de Sabic en junio y al impacto de la pandemia de COVID-19, prevén reducirlo hasta un rango de entre el 5 y el 15 %.

Aramco logró un beneficio neto de 23.200 millones de dólares en el primer semestre de 2020, un 49,5 % menos que los 46.900 millones que tuvo en los primeros seis meses de 2019, según los resultados de publicados por la compañía el domingo.

Esto se debió a una fuerte caída de sus ingresos, arrastrados por el descenso del precio del barril de crudo a mínimos no vistos en décadas al disminuir la demanda durante la pandemia del coronavirus y por la guerra de precios desatada en marzo entre Rusia y Arabia Saudí.

Te podría interesar también