Análisis | ¿Qué esperar de la economía de Estados Unidos para 2021?

// Por: Lombard Odier

Análisis | ¿Qué esperar de la economía de Estados Unidos para 2021?



Los legisladores estadounidenses han respaldado un paquete de medidas de estímulo valorado en 900.000 millones de dólares, diseñado para ayudar a la economía del país a evitar una segunda recesión provocada por la crisis del coronavirus. Difícilmente el gasto puede llegar lo suficientemente rápido. Los líderes demócratas, incluido Joe Biden, ya están prometiendo un apoyo adicional.

En el estímulo se reconoce que es fundamental que haya más ayuda, ya que el país trata de asegurar una frágil recuperación en medio de la pandemia actual. Los Estados Unidos están experimentando un récord de infecciones de virus y más muertes que en cualquier otro momento de los últimos seis meses.

El impacto en la economía de Estados Unidos en 2020 será profundo. El Fondo Monetario Internacional prevé una contracción anualizada del -4,6% del producto interior bruto real para 2020. Sin embargo, a medida que las vacunas se vayan extendiendo el próximo año, esperamos que la economía estadounidense vuelva a sus niveles anteriores a la crisis en el segundo semestre, con un crecimiento anual del PIB del +4,6%.

El ahorro de los hogares también ayudará, impulsando el gasto de los consumidores el próximo año. Como parte de la renta disponible, los ahorros de los hogares se dispararon durante la pandemia de menos de un décimo a un tercio. La actividad económica en Estados Unidos, medida por un promedio de ocho indicadores de actividad de alta frecuencia, se ha recuperado hasta el 87% de su nivel prepandémico y se ha mantenido relativamente estable durante los últimos seis meses.

El paquete del Congreso aborda las necesidades más urgentes de la economía de EE.UU. Después de meses de negociaciones bipartidistas, incluye 284.000 millones de dólares en préstamos del «Paycheck Protection Program» para pequeñas empresas, 82.000 millones de dólares para escuelas y 25.000 millones de dólares para asistencia al alquiler y la ampliación de la prohibición de los desahucios. El acuerdo también ofrece un pago directo de hasta 600 dólares por persona y un aumento del subsidio de desempleo de 300 dólares por semana.

El mercado de trabajo estadounidense ha sufrido este año una conmoción. El desempleo aumentó del mínimo del 3,5% en 50 años a finales de 2019 al 14,7% en abril de 2020, la tasa más alta desde la Gran Depresión de los años 30. Al reabrirse la economía este año y ponerse en marcha el paquete inicial de la CARES Act, el desempleo se redujo al 6,7% en noviembre.

El Congreso aprobó el primer paquete de estímulo de 2,2 billones de dólares en marzo. Fue el mayor acuerdo fiscal en la historia del país y, en consonancia con la gravedad de la crisis, equivalió a casi el 12% del PIB de Estados Unidos en 2019, lo que lo convierte en el mayor apoyo frente a la pandemia en el mundo. A pesar de los meses de estancamiento en el Congreso por el nuevo estímulo, la CARES Act de marzo fue lo suficientemente amplia como para sostener la economía durante el empeoramiento de la pandemia.

Los demócratas ya están hablando de un nuevo estímulo mientras la Administración Biden se prepara para asumir el cargo el 20 de enero. El líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, dijo que espera un proyecto de ley «más sólido» el próximo año bajo un nuevo plan Covid-19 diseñado para ayudar a los hogares, el empleo y la economía.

– Coordinación fiscal y monetaria –

La política monetaria extremadamente acomodaticia de la Reserva Federal fue clave para el apoyo económico hasta la fecha y continuará hasta y después de 2021. Un cambio en el marco del banco central a una política de objetivos de inflación media significa que hay aún menos posibilidades de que se produzcan subidas preventivas de los tipos de interés.

Con unas tasas de interés persistentemente bajas, el apoyo fiscal debería ser más potente durante la recuperación. La elección de Biden de contar con la ex presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, como Secretaria del Tesoro podría fortalecer la coordinación entre la política fiscal y la monetaria en 2021. Yellen se encuentra en una buena posición para apreciar las limitaciones de la política monetaria en general y para aplicar una política fiscal relativamente más impactante para la economía real.

Si bien el acuerdo es un hecho positivo, las prolongadas negociaciones políticas suponen que los mercados financieros han anticipado y valorado la mayor parte del apoyo previsto en las últimas semanas. Eso se vio inmediatamente en las respuestas inicialmente apagadas en los mercados de valores y tipos de interés.

Aun así, al apoyar la economía real, el paquete de estímulo hace que los activos de riesgo sean más atractivos. Mantenemos una sobreponderación en las acciones de Estados Unidos, que están más expuestas al crecimiento a largo plazo en los sectores de los servicios de comunicación, tecnologías de la información y atención sanitaria. En general, hemos aumentado la exposición a la renta variable en el posicionamiento de nuestra cartera global en los últimos meses, incluso a las pequeñas capitalizaciones, que creemos que se beneficiarán de la recuperación cíclica de los negocios.

Te podría interesar también