Alertan que Venezuela está al borde de una catástrofe ambiental

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Alertan que Venezuela está al borde de una catástrofe ambiental



El inicio del mes de agosto de este 2020 estuvo marcado por la irrupción de varios derrames petroleros a lo largo de la geografía nacional.

Primero se conoció el de la gran mancha negra que cubrió aguas y playas de los estados Falcón y Carabobo, varios kilómetros de costa impregnados de combustible cuyo origen parece ser la planta refinadora de El Palito, ubicada en Puerto Cabello, y luego se constató la presencia de cantidades de crudo en tierras de los estados Anzoátegui y Monagas.

.Mientras la producción petrolera del país se ha venido a pique en los últimos años, gran parte de lo poco que se produce se ha estado perdiendo en estos accidentes.

Pero más allá de las pérdidas de combustible, que agravan la ya precaria situación de escasez de hidrocarburos en un país que fue uno de los principales productores petroleros del mundo, es el daño al ecosistema en grandes extensiones del espacio venezolano lo que ha disparado las alarmas de ambientalistas y defensores de Derechos Humanos (DDHH), que advierten sobre el riesgo que supone para la totalidad de la población el que el hábitat se esté contaminando en estas proporciones.

“El tema ambiental es de absoluta prioridad, o atendemos el tema y paramos los niveles de destrucción que está ocurriendo ahorita, o no hay futuro en este país. Si ya la industria petrolera prácticamente desapareció en Venezuela, y cuando ya en el mundo hay cambios en la industria y está cayendo en su capacidad de ser el gran motor económico que fue entre los años 50 y los 90 ¿qué vamos a hacer en Venezuela? ¿Explotar hasta que no haya nada allá abajo? El turismo es la respuesta para tener una entrada de divisas importantes, pero si destruimos el ambiente no lo tendremos”, expresó el biólogo Alejandro Álvarez Iragorry, coordinador general de la organización ambiental Clima21.

En una nota publicada por Provea, Álvarez Iragorry señala que la sucesión de eventos que afectan el hábitat están conduciendo al país hacia una catástrofe ambiental, donde por un lado están los efectos de los derrames petroleros en la zona costera, y por otro, al sur del país, la minería está contaminando 80% de las reservas de aguas dulces de Venezuela, todo ello sin que las autoridades estén actuando para evitar el colapso.

– El petróleo como amenaza –

«Los derrames petroleros están ocurriendo en un número no cuantificado de casos que incluso la mayoría no sale en los medios de comunicación, porque ocurren en zonas al sur de los estados Anzoátegui y Monagas, o son tan constantes, como en el caso del lago de Maracaibo, que nadie les presta atención. ¿Qué número hay en este momento? Se habla que en un lapso de 12 años hay un número enorme de derrames y la cuenta es hasta 2012, porque en ese año Pdvsa dejó de publicar datos al respecto«.

«Hasta donde es posible saber –precisó Álvarez Iragorry- hay un deterioro de las condiciones operativas de la industria petrolera. Hace unos 20 años producían 3millones de barriles al día hasta que el más reciente dato proveniente de la OPEP dice que produce poco más que 300.000 barriles por día. Es una empresa que va cayendo en su capacidad operativa de una manera enorme. En esas circunstancias no solamente cae su producción, sino su capacidad para hacer prevención y mitigación de los daños que puedan ocurrir”, apunta el especialista.

El ambientalista explica que se tiene una industria (Pdvsa) que por su naturaleza es de riesgo, ya que puede ocasionar daños por cualquiera de sus operaciones, tanto a la población, como a las propiedades o al medio ambiente, y que las industrias de este tipo, cuentan con sus respectivos manuales de prevención y de actuación ante accidentes.

El biólogo Alejandro Álvarez Iragorry señala que no se cumplieron los protocolos de gestión. «¿Qué pudo hacerse? –prosiguió- un plan para evitar que se expandiera; para eso se utilizan barreras, que existen de diversos tipos, algunos de tela, otros que absorben el hidrocarburo. Si no ocurrió es que no se hizo o se hizo muy mal porque la expansión fue muy grande. Hasta el 4 de agosto, que es cuando el ministerio de Ecosocialismo hace el primer reporte es que se reconoce la existencia del derrame”.

A juicio del también doctor en Ecología, tanto la situación de los derrames petroleros, como la explotación minera irracional -no solo desde el ángulo ambiental- en el sur del país, pueden derivar en una catástrofe.

«Cuando se habla de problemas ambientales debes ponerlo en escalas para determinar la importancia, cuántas personas afecta, la extensión y por cuánto tiempo va a estar afectando y los costos posibles. Los dos grandes problemas ambientales son, al sur del país la minería, y al norte del Orinoco las aguas; está afectando a toda la población, es un problema muy grave».

Puede leer la nota de Provea aquí

Te podría interesar también