Agenda, método y riesgos: Esto es lo que negocian el gobierno y la oposición

// Banca y Negocios con Agencias / Foto: AFP

Agenda, método y riesgos: Esto es lo que negocian el gobierno y la oposición



Inició el proceso de diálogo entre el Gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana en México, donde el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Jorge Rodríguez y el dirigente político, exparlamentario y exalcalde, Gerardo Blayde, encabezan las delegaciones, que podrán tener un máximo de 9 miembros cada una.

Dag Nylander, representante para la Solución de Conflictos de Noruega reconoció el esfuerzo del Gobierno mexicano para acoger a las fuerzas políticas venezolanas

“Noruega aplaude esta decisión y creemos que merece un apoyo firme de la comunidad internacional, por lo tanto, Noruega acepta con gran humildad la responsabilidad de facilitar las negociaciones entre las partes”, dijo Nylander, quien agradeció a los líderes políticos de Venezuela por la confianza puesta en el reino nórdico en este sentido, al tiempo que afirmó que harán todo lo posible para que el diálogo acabe en términos satisfactorios.

– Agenda de siete temas –

La agenda que, a partir del 30 de agosto, comenzarán a desarrollar las delegaciones del gobierno chavista y la oposición se compone de siete puntos generales:

– Garantizar los derechos políticos para todos.

– Garantías electorales, amparadas por la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, y la adopción concertada de un cronograma para elecciones observables.

– El levantamiento de las sanciones y bloqueos contra Venezuela, restauración al derecho a la disposición de activos venezolanos en el exterior.

– Respeto al Estado Constitucional de Derecho.

– Convivencia política y social, con renuncia a la violencia y reparación a sus víctimas.

– Protección de la economía nacional y protección social al pueblo venezolano.

– Garantías de implementación, seguimiento y verificación de los acuerdos que se concreten.

– La negociación –

El proceso de negociación no tiene límite prefijado de duración, sino que se mantendrá hasta que todos los acuerdos necesarios se pacten. La Constitución será la guía básica para enmarcar los compromisos.

Sin embargo, las partes están de acuerdo con se pueden pactar y firmar acuerdos parciales sobre materias urgentes y que ameriten respuestas inmediatas, siempre que dichos asuntos estén contenidos en la agenda, de acuerdo con el consenso de las partes.

«Los acuerdos parciales tempranos serán incluidos en el acuerdo final y serán irreversibles desde su emisión, sin perjuicio de que exista la posibilidad de ajustarlos a las circunstancias o de mejorarlos, atendiendo, entre otros al principio de progresividad».

Las partes harán esfuerzos para que sus delegaciones respeten la paridad de géneros y, además, se prevé el establecimiento de «mecanismos de consulta con otros actores políticos y sociales».

Noruega actuará como facilitador, mientras que Países Bajos y Rusia participarán como acompañantes; no obstante, «el facilitador (Reino de Noruega) invitará y anunciará a los países que conformarán el Grupo de Países Amigos del Proceso».

– Compromiso de la Plataforma Unitaria –

La delegación de la oposición emitió un comunicado al término de la instalación del diálogo, donde señala: «Hoy, aquí y ahora, manifestamos públicamente que tenemos el compromiso irrenunciable de hacer todo lo necesario para que logremos un Acuerdo Integral que le dé a nuestro pueblo un pacto de convivencia democrática que nos devuelva el derecho a tener elecciones libres, justas y verificables».

La delegación de la Plataforma Unitaria de la oposición está integrada por Gerardo Blyde (Coordinador), Luis Aquiles Moreno, Luis Emilio Rondón, Tomás Guanipa, Carlos Vecchio, Mariela Magallanes, Stalin González, Roberto Enríquez y Claudia Nikken (Secretaria Ejecutiva).

«Venezolana, venezolano: sin importar dónde te encuentres; sin importar con quién te identificas; si eres civil o estás uniformado; sin importar cualquier diferencia que pueda existir entre nosotros; te invitamos a participar en este proceso de entendimiento, en la construcción y desarrollo de su agenda con tus propuestas e ideas.  Solo trabajando juntos, aseguraremos el éxito.  Todos lo necesitamos», continúa el documento.

Y concluye: «Venezuela debe ser la tierra donde cada quien vea lo que quiere ver, diga lo que quiera decir y haga lo que quiera hacer; donde cada quien sea dueño de su persona, libre de sus actos y disponga de los frutos de su trabajo».

– El orden de la agenda puede alterar el producto –

«La negociación se dará bajo el principio de que nada está acordado hasta que todo lo esté», dice el memorando suscrito por Jorge Rodríguez y Gerardo Blyde, junto con el representante del gobierno noruego; sin embargo, haber introducido la posibilidad de lograr acuerdos parciales coloca a las partes en la posición de ver cómo se colocan las prioridades.

El gobierno -y así lo dejó claro Jorge Rodríguez- quiere comenzar a negociar cómo ir desmontando las sanciones impuestas por Estados Unidos. Como previsión, la administración de Joe Biden, que parece observará este proceso desde la distancia, dejó claro que no habrá concesiones sin avances concretos y sustanciales.

Y además ratificó su reconocimiento a Guaidó como presidente interino.

La administración Maduro va a poner la carga sobre la oposición si no hay acuerdos rápidos para desentrabar el funcionamiento de la economía. En el frente interno, instituciones del sector económico privado están en la misma línea; sin embargo, la oposición tendrá que convencer a Washington de hacer concesiones.

Para la oposición, el punto clave es el de las elecciones. Ha trascendido que la idea de unas presidenciales anticipadas, en las que Guaidó sigue insistiendo, no pasó las negociaciones iniciales, de manera que, de entrada, se respetarían los lapsos constitucionales.

El referendo revocatorio, en consecuencia, cobra fuerza como fórmula para conseguir un cambio político, pero los términos del memorando se focalizan más en la calidad de los procesos comiciales que en el calendario. No hay referencia a ningún evento electoral específico.

Los riesgos parecen ser mayores para la oposición que para el gobierno. El sector que está negociando en México ha recibido un aluvión de cuestionamientos, desde falta de representatividad hasta desconexión con las necesidades reales de la población; de hecho, la ausencia de temas específicos como el referendo revocatorio y una alusión concreta a los presos políticos y los derechos humanos ocasionaron las primeras reacciones negativas.

El gobierno que ha mantenido la intención de buscar un canal directo para negociar con Washington, ha tenido que regresar a la mesa, luego de la oscura experiencia de Barbados, un fracaso del cual ambas partes señalan a la otra como responsable, para tratar de resolver su asfixia financiera.

No fue fácil para el Ejecutivo volver a dialogar con la oposición. Hay también dudas, prejuicios y críticas internas; sin embargo, un argumento flota en el aire: la crisis económica tiene que comenzar a amainar y el gasto público, severamente deprimido, tiene que volver a fluir; de lo contrario, los riesgos de malestar social e inestabilidad pueden aumentar.

Blyde reconoció que el proceso será complejo. Claramente, su discurso fue menos optimista que el de Rodríguez, quien, a pesar del carácter diplomático del acto de instalación, dejó menos de lado la narrativa del gobierno.

En fin… este es apenas el comienzo.


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también