Actividad económica de Francia cayó seis puntos en abril por el confinamiento

// EFE

Actividad económica de Francia cayó seis puntos en abril por el confinamiento



El confinamiento por el coronavirus le ha costado a la economía francesa cerca de seis puntos del producto interior bruto (PIB) anual, según el Banco de Francia, que calcula que mientras en marzo la caída de la actividad fue del 32%, en abril el descenso se situó en el 27%.

En un informe de coyuntura publicado este martes, el Banco de Francia señaló que durante el mes de abril el retroceso de la actividad en la industria y en la construcción fue menos importante que durante las primeras semanas del confinamiento en marzo, que comenzó el día 16.

En la industria, en abril el número medio de días de cierre de las empresas varió de uno en el sector farmacéutico a 11 en los materiales de transporte, con una media de cinco.

La tasa de utilización de las capacidades de producción, que había sido del 77% en febrero, se quedó en el 56% en marzo y en el 46% en abril, el más bajo de la serie histórica de la encuesta a los empresarios en la que se basan estos datos.

En los servicios, las empresas cerraron de media 9 días en abril, en una horquilla que fue desde uno solo en la programación o la limpieza a 24 en la hostelería y la restauración.

El gobernador, François Villeroy de Galhau, indicó en una entrevista en la emisora France Inter que «estos dos meses nos han costado cerca de un 6% de pérdida anual». Y advirtió de que el descenso en el conjunto del ejercicio será todavía mayor porque durante el arranque económico la actividad no alcanzará el ritmo anterior a la crisis.

Para el mes de mayo, la entidad señala que los empresarios anticipan una recuperación de su actividad más marcada en la industria y en la construcción, pero sin llegar al nivel habitual previo.

Los sectores más afetados durante el confinamiento —como la fabricación o la reparación de automóviles— deberían ser los que suban más rápido durante este mes, pero pasarán a una cadencia muy por debajo de la normal.

No obstante, algunos continuarán prácticamente paralizados, como la hostelería y la restauración. El Gobierno francés no ha permitido la apertura de bares, cafés, restaurantes y hoteles con el inicio del desconfinamiento el 11 de mayo y no tomará una decisión hasta finales de mes. En el mejor de los casos, esa reapertura se produciría a comienzos de junio.

Te podría interesar también