El sistema C2P no es la solución ´perfecta´ para resolver el problema del vuelto en divisas

// Banca y Negocios @bancaynegocios

El sistema C2P no es la solución ´perfecta´ para resolver el problema del vuelto en divisas



Alrededor de 64% de las transacciones en la economía nacional se realizan en divisas. De acuerdo con las estimaciones de Aristimuño Herrera & Asociados, el promedio mensual de consumos con moneda extranjera en efectivo pasa de US$ 45 millones.

El movimiento de divisas en efectivo en el país es creciente, porque más de 80% de las empresas ha incluido el componente de divisas en todas las remuneraciones y la mayoría de estos pagos se realizan billete sobre billete.

En consecuencia, el problema del «vuelto» o de la entrega de cambio por las transacciones en efectivo se ha convertido en un tema relevante y preocupante. Ante las protestas y las trabas para pagar los consumos, muchos comercios comenzaron a generar fórmulas para facilitar los pagos. Surgió, entonces, el fenómeno de los vales.

Esta práctica no nació, por cierto, en las grandes cadenas comerciales, más expuestas a las regulaciones, sino en el pequeño comercio, y está muy extendido en la provincia, donde los consumidores concentran más las compras en bodegas y abastos, dice un informe de la consultora especializada en finanzas, banca y economía.

La experiencia se fue extendiendo hasta que la red de automercados de Excelsior Gama lanzó una billetera digital que permitía acumular hasta 20 dólares y apareció el sistema de vales de la cadena de tiendas por departamentos Beco. Otras redes, como Traki, apelan a la posibilidad de pago en criptomonedas o en el token oficial Petro.

Ante la ausencia de soluciones, el comercio no ha hecho otra cosa que buscar formas de salidas parciales e igualmente imperfectas para el tema del vuelto, ante la falta de efectivo en dólares de baja denominación.

La respuesta del gobierno es un sistema de pagos C2P (Comercio a Personas), el cual, según la Sudeban, está ya presente en 12 bancos, incluyendo, por supuesto, a todos los de capital estatal, y para el 15 de abril deberá estar activo en 100% del sistema bancario.

Sin embargo, la pregunta es si este sistema puede resolver el problema real, que son las transacciones con dólares físicos, ya que quienes tienen cuentas en divisas en la banca nacional pueden pagar con sus tarjetas de débito en bolívares, y quienes giran contra cuentas en el extranjero tienen diversos medios de pago a su disposición. El problema real es como dar vuelto cuando se paga en efectivo en dólares y el comercio no cuenta con el cambio exacto.

– ¿La solución? –

La Superintendencia de Bancos no aclara si este sistema C2P  podrá ser usado con cargos a las cuentas en divisas. Se puede interpretar que sí, de la misma forma como funcionan las tarjetas, pero sigue abierta la pregunta: cómo harán los comercios para entregar cambio en divisas.

El modelo promovido por la Sudeban puede facilitar los pagos, pero no resuelve el problema del efectivo, a menos que la idea sea promover una agresiva bancarización en dólares, un mecanismo que el gobierno acepta, porque, entre otras razones, no existe la posibilidad de que las operaciones de consumo se compensen en moneda extranjera, y con la operación de cambio los comercios reciben bolívares.

Los dólares derivados de estos consumos cargados a las cuentas en divisas abiertas en la banca nacional, quedan como disponibilidad de la Banca, cuyos montos, hasta la fecha, son usados para ofrecerse en las mesas cambiarias de la Banca.

A pesar que el Ejecutivo Nacional tolera la dolarización transaccional, y ha visto cómo se ha llegado al extremo que más de 60% de las captaciones de la banca se estén registrando en moneda extranjera, al parecer la intención es ponerle coto a la dolarización, reforzando los controles sobre las transacciones y los precios.

Aristimuño Herrera & Asociados, considera que la manera de solucionar eficazmente el problema del vuelto en efectivo en divisas es a través de una masiva bancarización en dólares en el sistema bancario nacional.

El uso de criptomonedas o stablecoins puede ser incluso una opción completa, porque evita el cambio de dólares a bolívares, pero es una opción accesible a grupos específicos de clientes y en una red limitada de comercios.

Le puede interesar: El poder de las criptomonedas estables: ¿Una salida a la crisis de efectivo en Venezuela?

No obstante, las cuentas en divisas en la banca nacional no pueden entenderse como instrumentos de ahorro o cobertura, sino como herramientas básicamente transaccionales.

– Entregar dólares y recibir bolívares –

El primer elemento adverso a la utilización del C2P como medio de pago complementario en las transacciones con dólares en efectivo es que el comercio recibe dólares, pero el consumidor obtiene bolívares al tipo de cambio oficial.

Mientras exista esta estabilidad estacional del precio del dólar, tanto en el mercado oficial como en el paralelo, es posible que este factor no pese tanto en contra del cliente, pero cuando esta tendencia cambie y las cotizaciones del dólar no oficial comiencen a dejar atrás al de las mesas cambiarias, los términos serán desventajosos para el consumidor.

La otra pregunta que algunos especialistas se están haciendo es si el modelo C2P (Comercio a Persona) resultará eficiente para que los comercios den cambio a sus clientes.

Por ejemplo, Héctor Orochena, licenciado en Ciencias Fiscales y consultor y auditor tributario, sostiene que esta herramienta es una herramienta de pago «… no está diseñado para devolver dinero en cuentas del comprador, por tanto si una persona tiene dólares, NO DEBE pensar que le devolverán bolívares por esta vía«.

 


Síguenos en nuestro Telegram, Instagram, Twitter, Facebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Te podría interesar también