WeWork estudia reducir su valor en más de 20.000 millones de dólares para salir a bolsa

// EFE

WeWork estudia reducir su valor en más de 20.000 millones de dólares para salir a bolsa


La compañía estadounidense de espacios de trabajo compartidos WeWork está estudiando la posibilidad de reducir su valor en más de 20.000 millones para salir a bolsa, ante el «escepticismo» sobre su modelo de negocio y su gobierno corporativo, según el diario The Wall Street Journal.

El periódico, que cita fuentes familiares con el asunto, apuntó que la aplicación podría reducir su valor de los actuales 47.000 millones de dólares a una cifra en torno a los 20.000 millones.

Según el diario, el cofundador de la empresa y director ejecutivo Adam Neymann viajó a Tokio la semana pasada para reunirse con el jefe ejecutivo del grupo SoftBank, Masayoshi Son, uno de los principales inversores de la compañía.

Con Son y su equipo discutió la posibilidad de una inyección adicional de capital, según el The Wall Street.

Una de las fórmulas que valoraron fue la compra de una «parte significativa» de las acciones que salgan a bolsa, donde WeWork espera recaudar entre 3.000 y 4.000 millones de dólares.

Otra de las opciones, según el rotativo, sería que SoftBank invierta una suma suficiente que permita retrasar su salida al parqué neoyorquino hasta el año 2020.

El pasado 14 de agosto, la compañía anunció su intención de salir a bolsa en las siguientes semanas, con un valor estimado por la propia empresa de en torno a los 1.000 millones de dólares.

WeWork hizo públicos los documentos que ha entregado a los reguladores bursátiles de Estados Unidos, en los que figura que la compañía tuvo pérdidas netas de 1.900 millones de dólares en 2018, algo que desde la empresa explican que se debe a que por el momento están centrados en crecer.

En la primera mitad del año fiscal 2019, la empresa ingresó 1.540 millones de dólares y registró pérdidas netas por valor de 900 millones.

La firma, que cotizará bajo el nombre «The We Company» o «We», cuenta con más de medio millón de abonados en 528 espacios que alquila en 124 ciudades de 37 países del mundo, entre ellas Madrid, Barcelona, Buenos Aires, Río de Janeiro, Sao Paulo, Santiago de Chile, Bogotá, Medellín, Lima, Ciudad de México y San José.

La compañía con sede en Nueva York, que ha experimentado un gran crecimiento e internacionalización en los últimos años, se dedica a comprar plantas de edificios o inmuebles enteros, para luego remodelarlos como espacios de oficinas y alquilarlos a quienes lo deseen.

A diferencia del negocio de alquiler tradicional, WeWork se centra en pequeñas empresas, las llamadas «startups», en trabajadores autónomos, e incluso en personas que necesitan disponer de un espacio esporádicamente para mantener reuniones o llevar a cabo talleres.

La compañía se encarga de todos los gastos asociados al mantenimiento del espacio, como luz, agua, servicio de internet, impresoras, e incluso bolígrafos, papel y otros materiales de oficina con el objetivo de que quienes alquilan a través de WeWork puedan centrarse exclusivamente en su trabajo.

Te podría interesar también