Venezuela en crisis… ¿Por qué no aumenta la mora de la banca?

// Juan Crisóstomo*


La morosidad de la banca venezolana al primer semestre del 2016, muestra un indicador de 0,27%(cartera en mora/total cartera de crédito), mostrando una caída de -0.15pp en comparación al mismo periodo del año pasado (cuando se ubicó en 0.42%). Los resultados anteriores desafían toda la lógica de la literatura y modelos de riesgo crediticio, considerando que Venezuela va para su tercer año de recesión, tiene la inflación más alta del mundo y los salarios reales cada vez caen en mayor medida.

En el 2013, me hice la misma pregunta que titula este articulo para mi tesis de Maestría en Economía, aplicando un stress testing para la banca en Venezuela, año en que todavía la economía venezolana mostraba cifras positivas en su desempeño.

Para esa época, mis estimaciones arrojaban que podía presentarse un choque petrolero (el cual sucedió), que el PIB cayera dramáticamente (estamos en recesión), la cartera de crédito de los bancos se podía expandir a ritmos nominales amplios (viene creciendo a más de 110% nominal con una liquidez en menos de 100% e intermediación casi a tope), el ritmo de devaluación de la moneda podía aumentar (vean el DICOM) y con todo y dicho escenario, la morosidad de la banca no aumentaba significativamente. Sin embargo, una sola variable podía poner en riesgo que la mora de la banca subiera, las tasas de interés….

En efecto, las tasas de interés reales (tasas nominales del crédito descontadas por nivel de inflación) son en Venezuela cada vez más negativas. ¿Qué implica esto? que así como la inflación le resta poder de compra si su salario no aumenta a la misma velocidad, hoy cualquier persona que tenga un crédito en Venezuela, progresivamente su cuota mínima de pago se va diluyendo en el tiempo al compararse con el ritmo de inflación.

graf 12

Si bien los bancos se ven ampliamente perjudicados por una tasa activa real ampliamente negativa (sus ingresos financieros dependen en parte de dicha tasa), quien realmente financia dicho efecto es el ahorrista, no el banco, porque las tasas pasivas también son ampliamente negativas.

¿Existe riesgo de que la mora aumente en la banca venezolana?

En el corto plazo no (entiéndase, este año). Parte del ajuste económico que requiere Venezuela pasará muy probablemente por una unificación cambiaria, así como un ajuste de las tasas de interés para darle flexibilidad a los bancos y que mantengan el flujo de intermediación. Estos dos factores van a afectar sin duda la mora de la banca venezolana y en general, las instituciones financieras del país se vienen preparando para dicho momento.

En el gráfico 2, se observa que a pesar que la morosidad viene cayendo desde el 2010 y se encuentra actualmente en niveles muy bajos, la cobertura de la banca (cuánto representan las provisiones en relación a la cartera en mora) viene creciendo de manera importante, ubicándose en 1048% al corte del primer semestre. Lo anterior implica, que hoy el sistema financiero tiene posibilidad de cubrir con sus provisiones un nivel de mora de hasta 3,23%.

graf 21

Puntos clave a considerar

1) ¿Endeudarse en Venezuela sigue siendo la mejor decisión financiera? Sí, pero siempre y cuando la capacidad de pago y el flujo de caja a futuro permitan cubrir los pagos de capital e interés futuros. Además, el uso del crédito es importante, haciendo énfasis en que sea para capital reproductivo y protección de valor (bienes durables).

2) Los bancos deben cuidar la evolución de su cartera de crédito, especialmente la de consumo, la cual es la más sensible ante movimientos de las tasas de interés. El crecimiento de las provisiones debe seguir siendo una constante pensando hacia el futuro, a pesar que la cartera de créditos esté cayendo hoy a un ritmo real de -50% anualizado.

3) Las carteras dirigidas pueden presentar un problema para el sistema financiero venezolano ante un evento de stress, ya que existe una excesiva exposición a los riesgos específicos de los sectores financiados (representan el 56% del total cartera de los bancos). Efectivamente, la creciente magnitud de los saldos obligatorios exigidos, presenta los incentivos para la aparición de conductas laxas en las políticas de riesgo para el cumplimiento de estas carteras, en donde la inelasticidad que podrían presentar las tasas de estos productos ante una caída de la liquidez, deja al sistema financiero en una posición vulnerable.

*El autor es MSc en Economía y MBA, profesor de postgrado en Finanzas Corporativas en la UCAB

Te podría interesar también