Uruguay pide a Maduro respetar derechos de legisladores «legítimamente electos»

// AFP

Uruguay pide a Maduro respetar derechos de legisladores «legítimamente electos»



El gobierno de Uruguay manifestó este lunes su «profunda preocupación» por la violación de los derechos de los diputados de la Asamblea Nacional venezolana y criticó «la actitud» del régimen de Nicolás Maduro, asegurando que «daña» los esfuerzos internacionales para una salida a la crisis en Venezuela.

El ejecutivo uruguayo lamentó «la conculcación de los derechos de los diputados de la Asamblea Nacional» venezolana tras «la acción de la Guardia Nacional Bolivariana», que impidió que opositores participaran en la sesión del domingo en la que iba a elegirse el nuevo jefe parlamentario.

«La actitud del gobierno de Venezuela daña seriamente los esfuerzos de la comunidad internacional para colaborar con los venezolanos, a través del diálogo y la negociación, en lograr una salida a la grave crisis institucional que sufre ese país», expresó el gobierno de Tabaré Vázquez, cercano al régimen de Maduro, en un comunicado.

El gobierno llamó además a «respetar estrictamente los derechos civiles y políticos de todos los ciudadanos, y muy especialmente los fueros de los legisladores integrantes de la Asamblea Nacional».

El ejecutivo uruguayo ha tenido una política de tolerancia hacia el régimen chavista -al que ha evitado condenar en foros internacionales-, que ha generado polémica con la oposición política que ganó las elecciones presidenciales de noviembre.

El gobierno saliente de Vázquez reconoce a Maduro como presidente de Venezuela, pero el centroderechista Luis Lacalle Pou, que asumirá la presidencia en marzo, califica al régimen chavista de «dictadura».

El domingo, el opositor Juan Guaidó fue ratificado como presidente del Parlamento de Venezuela por diputados opositores en la sede de un periódico, después de que un congresista rival, Luis Parra, se proclamara en el Palacio Legislativo como jefe de la Cámara con apoyo chavista.

Guaidó, de 36 años y reconocido como presidente de Venezuela por medio centenar de países, y otros diputados opositores no pudieron acceder al Palacio Legislativo por el bloqueo impuesto por la policía y los militares.

La oposición calificó el acto como «un golpe de Estado parlamentario».

Te podría interesar también