Un avión provocó el cierre de la Casa Blanca y el Capitolio al volar sobre Washington

// AFP

Un avión provocó el cierre de la Casa Blanca y el Capitolio al volar sobre Washington


La Fuerza Aérea de Estados Unidos movilizó aviones de combate debido al ingreso de un avión no identificado en el espacio aéreo restringido de Washington, lo que obligó a cerrar brevemente la Casa Blanca y el Capitolio, según fuentes oficiales.

«La Casa Blanca ha estado en estado de confinamiento a causa de una potencial violación del espacio aéreo en la región de la capital federal», explicó un portavoz de los servicios de protección presidencial.

«A las 08H27 (13H27 GMT), nuestros aviones fueros alertados de la presencia de un posible aparato en el espacio aéreo protegido», confirmó la policía del Capitolio, que, «por precaución», decidió cerrar el Congreso estadounidense.

Estas medidas de seguridad se han levantado menos de una hora después, precisaron las mismas fuentes.

El Comando de Defensa del Espacio Aéreo de Norteamérica escribió con anterioridad en Twitter que cazas estaban en «la zona».

El avión que supuestamente violó el espacio aéreo de la capital de Estados Unidos «en este momento no es considerado como hostil», informó el comando.

Las restricciones para entrar en el espacio aéreo de la capital estadounidense se endurecieron tras los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, en los que murieron cerca de 3.000 personas.

Yihadistas de Al Qaida secuestraron aquel día cuatros aviones. Dos los estrellaron contra las Torres Gemelas de Nueva York, un tercero contra el Pentágono, en los suburbios de Washington. El último cayó en un campo de Pensilvania cuando se dirigía, con toda probabilidad, hacia la Casa Blanca o el Congreso.

Desde entonces, baterías antimisiles y aviones de combate vigilan la capital estadounidense. Aunque algunas veces se les pasa alguna alerta.

En 2015, un sexagenario llegó a aterrizar su autogiro a unos metros del Congreso después de haber lanzado cartas en las que denunciaba la «corrupción» del sistema política estadounidense.

Te podría interesar también