Trump suaviza postura sobre inmigración en 1er discurso al Congreso

// Reuters

Trump suaviza postura sobre inmigración en 1er discurso al Congreso


El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo al Congreso que está abierto a una reforma amplia del sistema de inmigración de su país, un cambio desde su retórica contra los inmigrantes ilegales en un discurso donde ofreció un tono más moderado que en su campaña electoral y en su primer mes en la Casa Blanca.

Trump, en un discurso a un país que sigue dividido sobre su liderazgo, enfatizó su deseo de centrarse en los problemas domésticos mediante la búsqueda de una reforma impositiva, un proyecto de ley que produzca un billon de dólares en inversión en infraestructura y una revisión de la ley de salud del ex presidente Barack Obama conocida como «Obamacare».

Tras un primer mes en el cargo dominado por una disputa sobre su prohibición temporal de viaje a Estados Unidos desde siete naciones de mayoría musulmana, Trump buscó dejar atrás un período caótico que sembró dudas sobre su capacidad para gobernar con eficacia.

Él llamó a la unidad nacional y mostró un tono más mesurado, evitando una repetición de sus ataques a sus oponentes demócratas y a las organizaciones de medios.

Los futuros de las acciones de Estados Unidos avanzaron al inicio del discurso de Trump, pero cedieron algunas ganancias más tarde durante la alocución.

Trump dijo que un plan de reforma migratoria amplia es posible si los republicanos y los demócratas en el Congreso están dispuestos a hacer concesiones. Él dijo que la inmigración a Estados Unidos debe operar con un sistema basado en el mérito, en lugar de depender de los inmigrantes poco calificados.

Una reforma migratoria integral fue un objetivo que sus dos predecesores no lograron concretar, debido a las profundas divisiones dentro del Congreso y entre los estadounidenses sobre el tema.

«Creo que una reforma migratoria real y positiva es posible, siempre y cuando nos centramos en los siguientes objetivos: mejorar la calidad de los empleos y los salarios de los estadounidenses, reforzar la seguridad de nuestra nación y restablecer el respeto de nuestras leyes», dijo el republicano, que asumió una línea dura contra los inmigrantes ilegales en su campaña del 2016.

Trump ha utilizado sus primeras semanas en el cargo para repetir sus promesas de construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México e intensificar las deportaciones de inmigrantes ilegales que han cometido delitos.

Al mismo tiempo, ha expresado su apoyo a los niños que ingresaron al país cuando sus padres cruzaron la frontera sin la debida autorización, conocidos como «dreamers».

 

Te podría interesar también