Toshiba confirma que está estudiando vender su rama nuclear

// EFE

Toshiba confirma que está estudiando vender su rama nuclear


El gigante tecnológico Toshiba confirmó hoy que está valorando la venta de una participación mayoritaria de su rama nuclear estadounidense, origen de sus problemas económicos, para eliminar los riesgos relacionados con esta unidad.

La compañía japonesa explicó en un informe sobre medidas para reestructurar la compañía, que trabaja «activamente» para realizar una reorganización de dicha unidad, Westinghouse, que incluiría la posibilidad de deshacerse de ella.

«Queremos resolver esta situación de forma adecuada», dijo en rueda de prensa el director ejecutivo de la empresa, Satoshi Tsunakawa, quien no quiso valorar la opción de que Westinghouse se declare en bancarrota por las cuantiosas pérdidas que arrastra y para evitar un impacto negativo en las cuentas de la matriz.

«Diversas medidas, incluida la que acaba de mencionar, son posibles», respondió Tsunakawa al ser preguntado si la compañía estudiaba buscar la protección de la normativa estadounidense para quiebras.

El anuncio llega después de que Toshiba volviera a retrasar hoy, hasta el 11 de abril, la presentación de sus resultados del período de octubre a diciembre de 2016, en el que espera registrar déficit y unas pérdidas multimillonarias en relación a su negocio atómico.

En un documento difundido a través de su página web, la empresa de electrónica e infraestructura expuso otras medidas para compensar sus pasivos, incluyendo atraer inversión de terceros, incluso en un porcentaje mayoritario, a través de la escisión de su negocio de memorias flash en una nueva compañía a partir del 1 de abril.

La empresa con sede en Tokio afirmó además que seguirá vendiendo filiales como hiciera con Toshiba Machine o Toshiba Medical Finance, para obtener liquidez por valor de unos 160.000 millones de yenes (1.300 millones de euros) en 2016, según cifras de la compañía.

El objetivo es recuperar la rentabilidad y el «crecimiento estable» para los ejercicios 2018 y 2019, según dijo hoy su director ejecutivo.

Estaba previsto que Toshiba presentase hoy sus resultados del trimestre octubre-diciembre, en el que estima que su rama nuclear registrará pérdidas de 712.000 millones de yenes (5.820 millones de euros), pero la compañía solicitó un aplazamiento.

Toshiba alegó que requiere cuatro semanas más para concluir la investigación y el informe sobre Westinghouse para determinar si los directivos de la unidad presionaron para fijar el precio por el que la compró a finales de 2015.

El conglomerado nipón mantiene un contencioso con Chicago Bridge & Iron, de la que adquirió la empresa, por sus tasaciones de activos y negocios de la constructora de plantas atómicas.

La devaluación de Westinghouse se debe al incremento de los costes laborales y de construcción de proyectos para edificar nuevas centrales atómicas en Estados Unidos.

La reacción en la Bolsa de tokio fue dispar; Toshiba cayó un 8,1 % a media sesión tras anunciarse el retraso, pero logró cerrar con un avance del 0,46 % en 215,9 yenes (1,76 euros).

Asimismo, ante el nuevo retraso de los resultados financieros de la empresa, el operador de la Bolsa nipona ha decidido situar sus acciones bajo supervisión.

Tokyo Stock Exchange determinará si los títulos de Toshiba deben dejar de cotizar en caso de no revisar su sistema de gestión interna, explicó el operador bursátil en un comunicado.

Te podría interesar también