Las personas con diabetes son más susceptibles a desarrollar infecciones, como aquellas causadas por virus, bacterias o parásitos presentes en los alimentos. Por ello, deben tener especial cuidado con lo que comen y si desean almacenar algún alimento hacerlo de manera adecuada. De esta manera, evitan enfermedades derivadas de la ingesta de comida contaminada.

Ariana Araujo, especialista en psicología de la salud y creadora del Método Coma (Cambiar Organizadamente la Manera de Alimentarnos), explicó, en nota de prensa, que el sistema inmunológico de los diabéticos no funciona de forma apropiada cuando sus valores de glicemia en la sangre están alterados, por lo que puede no reconocer fácilmente y atacar esos agentes extraños, permitiendo que entren y crezcan en el organismo.

Por esa razón, recomendó distintas técnicas de conservación de alimentos que ayudan a mantenerlos frescos durante más tiempo. Si estos mecanismos se aplican de manera adecuada los alimentos estarán libres de microorganismos, manteniendo su valor nutricional y características organolépticas (sabor, color, olor y textura), lo que permitirá alargar el tiempo de duración de frutas, vegetales, carne, pollo y pescados consumibles.

-Técnicas de conservación de alimentos-

1.Refrigeración

Este método permite preservar productos crudos y cocidos como las arepas, el plátano, pan, pastelitos de masa fácil, panquecas, jamón, queso duro y rayado, entre otros, por seis meses o más. “Esto es muy útil, sobre todo en estos momentos de escasez e inflación, porque si compramos un producto hoy y lo conservamos, ganamos tiempo y dinero”, expresó.

Asimismo, Araujo señaló que una vez que se cocina el alimento hay que congelarlo de inmediato. “Entre menor sea la tempeatura, más facilmente ocurre el fenómeno, formándose un mayor número de agregados cristalinos y, consecuentemente, el tamaño de los cristales es menor, lo que permite que mantenga su consistencia”.

A la hora de consumirlo, para que no pierda sus características, hay que pasarlo de un medio muy frío, el congelador, a uno muy caliente. Por ejemplo, a la sopa se le agrega el vegetal congelado después de que el caldo ha hervido.

En el caso del queso duro o rayado, debe llevarse también directamente del freezer al calor para que las altas temperaturas absorban los cristales de agua y mantenga su consistencia. “Es importante colocar el alimento en una bolsita o recipiente lo más plano posible para que se congele de manera homogénea o uniforme”, resaltó la nutricionista.

2.Envasado al vacio 

Otro método de conservación es el envasado al vacío, que consiste en colocar los alimentos dentro de un frasco de vidrio previamente desinfectado con agua muy caliente, durante 10 minutos, sellar y guardar en un espacio no muy cálido.

Sirve perfectamente para los vegetales, salsas, antipastos, tomates pelados , entre otros, a los cuales se les puede agregar un poquito de aceite y vinagre. De esta manera se conservan muy bien las berenjenas a la vinagreta, pimentones asados y hongos o champiñones, entre otros.

La especialista aseguró que los productos envasados al vacío “se pueden guardar en un gabinete, e incluso, debajo de una cama, teniendo así más espacio en el refrigerador para otros alimentos. Con esta técnica pueden durar en perfecto estado hasta un año”.

En el caso de la carne, pollo o pescado, pueden curarse en sal o refrigerarse. “La salazón permite que estos alimentos se encuentren disponibles para el consumo durante un mayor tiempo. Su efecto, al igual que en el ahumado, es la deshidratación parcial, el refuerzo del sabor y la inhibición de microorganismos”, explicó.

-No recomendados- 

De acuerdo con la nutricionista, para las personas con diabetes la técnica de conservación por deshidratación de frutas no es recomendable porque lo que se elimina es el agua y no el azúcar. “Tres rebanadas de piña deshidratada tienen una carga importante de glucosa, lo que puede provocar elevaciones de glicemia”, manifestó.

“Ni el limón ni el vinagre matan todas las cepas ni bacterias”, acotó.

Comentarios

© Banca y Negocios 2018 | Todos los Derechos Reservados | Ninguna parte de esta página ni las publicaciones que contiene podrá ser reproducida sin autorización