Subasta de áreas petroleras en Brasil dejó resultados decepcionantes

// AFP

Subasta de áreas petroleras en Brasil dejó resultados decepcionantes


La subasta de petróleo anunciada como «histórica» en Brasil obtuvo el miércoles resultados decepcionantes, con una recaudación de 69.960 millones de reales (unos 17.000 millones de dólares) por dos de las cuatro áreas en juego, en tanto que las otras dos pujas se declararon desiertas.

El gobierno esperaba que las áreas subastadas en aguas ultraprofundas (camada de presal) permitiesen obtener 106.500 millones de reales (26.500 millones de dólares).

Petrobras fue casi la única protagonista de la jornada, pese a que la mayoría de las grandes compañías del sector -como la estadounidense ExxonMobil, la noruega Equinor, la angloholandesa Shell y la china CNOOC- figuraban en la lista de interesados.

El área de Búzios, la principal ofertada, fue atribuida a un consorcio controlado en un 90% por la firma estatal, asociada a las chinas CNODC y CNOOC (5% cada una).

Ese bloque, que ya es el segundo productor de crudo de Brasil (con 424.000 barriles diarios) fue adjudicado por 68.200 millones de reales.

Petrobras obtuvo además en solitario los derechos de explotación del área de Itapú, por 1.110 millones de reales.

Los campos de Sepia y Atapú no despertaron el interés de ningún grupo.

Los resultados también fueron decepcionantes para el gobierno brasileño, dado que en ningún caso se mejoró la oferta inicial de los beneficios que el ganador de la puja debe retornar al Estado.

Estas subastas tienen en efecto una modalidad especial: el valor de cada bloque se conoce de antemano, pues el precio es fijo y la competencia se centra en el porcentaje de beneficios que las empresas se comprometen a entregar al Estado.

Tras el anuncio de los resultados, la acción de Petrobras en la Bolsa de Sao Paulo, que había abierto en alza, llegó a caer más de 2,6%, aunque luego se recuperó parcialmente y hacia las 15H30 GMT cedía 1,38%.

El real, en tanto, se depreciaba fuertemente frente al dólar, a 4,06 reales por billete verde, frente a 3,993 al cierre de la víspera.

La francesa Total y la inglesa BP habían desistido de la subasta, por considerar el precio demasiado elevado para obtener, al fin y al cabo, una participación que podría resultar minoritaria, debido a la preferencia que la legislación actual otorga a Petrobras.

Incluso si la oferta de la estatal no fuese ganadora, tendría derecho a un 30% de participación en los consorcios vencedores.

La ANP estima que el total de reservas estimadas en los cuatro campos se sitúa entre 6.000 y 15.000 millones de barriles. Si la previsión más optimista se confirma, el área podría duplicar el volumen de reservas de Noruega.

Una decena de militantes ecologistas desplegaron banderas frente al hotel de lujo donde se realizó la subasta, para protestar contra el impacto ambiental de la explotación petrolera.

Algunas ONGs denunciaron el contraste entre las millonarias sumas en juego en la subasta y la demora del gobierno en acudir en ayuda a la marea negra que desde fines de agosto llega a las costas del noreste de Brasil.

Te podría interesar también