Sindicatos intentan rematar electoralmente a Macri con otra huelga general

// EFE

Sindicatos intentan rematar electoralmente a Macri con otra huelga general



Desde que Mauricio Macri llegó a la Presidencia de Argentina, en diciembre de 2015, cinco han sido las huelgas generales convocadas por la Confederación General del Trabajo (CGT), principal sindicato del país, que este miércoles realiza la más reciente, tras un año de crisis económica.

La progresiva devaluación del peso argentino ante el dólar iniciada en abril de 2018 ha provocado una aceleración de la inflación, una caída de la actividad y del consumo que mantiene al país en la incertidumbre cuando solo quedan cinco meses para las elecciones presidenciales y legislativas.

Estos son los paros impulsados por la CGT, de orientación peronista (oposición), contra el Gobierno del conservador frente Cambiemos:

– 6 de abril de 2017 –

La primera huelga general contra Macri llegó tras poco más de año y medio en el poder. Los gremios comenzaron a denunciar la caída del poder adquisitivo de la población a causa de la fuerte inflación, que en 2016 había superado el 40%, y de una actividad económica que no lograba arrancar, a pesar de las promesas de crecimiento por parte del Ejecutivo.

Ya entonces se acusaba al mandatario de «sólo» gobernar para los empresarios y comenzaban a verse los efectos de los aumentos en las tarifas de los servicios públicos, como la electricidad, el gas y el agua, y del transporte público, impulsadas por el Ejecutivo.

En paralelo a esas protestas, en Buenos Aires se desarrollaba la primera jornada del Foro Económico Mundial para América Latina, en la que Macri se desmarcó de los reclamos del paro y aseguró que Argentina sería el país que más iba a crecer en los próximos 20 años.

– 18 y 19 de diciembre de 2017 –

El inicio del verano austral llegó en Argentina en 2017 marcado por los disturbios en los alrededores del Parlamento y otras zonas de Buenos Aires, con decenas de heridos y detenidos, durante las manifestaciones contra una polémica reforma del sistema de pensiones que impulsaba el Gobierno.

La CGT había convocado también desde el mediodía y por 24 horas un paro contra el proyecto, después de que días antes, también en medio de violentas protestas, el oficialismo lograra iniciar la discusión de la iniciativa legislativa en el Congreso.

La reforma, que finalmente salió adelante, buscaba modificar la fórmula para calcular los aumentos de los pagos por jubilaciones, que, según el Gobierno, permitiría a los retirados ganar más en 2018, en contra de lo que aseguran la oposición y los sindicatos, que denunciaban que el cambio constituía una rebaja en los ingresos de los jubilados.

– 25 de junio de 2018 –

A pesar de sumar varios trimestres de incremento del PIB, en abril de 2018 la situación económica argentina comenzó a caer tras una fuerte sequía que afectó a la producción agropecuaria y por la abrupta devaluación del peso, fruto de la fuga de capitales de los mercados emergentes hacia Estados Unidos.

Para acelerar las reformas y reducir más rápido el alto déficit fiscal, el Gobierno se vio obligado a pedir un millonario préstamo al Fondo Monetario Internacional (FMI) que fue desde el principio repudiado por los sindicatos, por los antecedentes de ajustes que este tipo de acuerdos con el organismo conllevaron para el país.

La CGT calificó como «contundente» la huelga convocada en junio, con la que buscaban una «corrección» del rumbo en medio del «desorden económico» y las condiciones de «ajuste» que ya se preveían tras la firma del crédito.

Ya en ese tiempo comenzó a resentirse la industria, el consumo y el empleo y a subir los precios comunes y los indicadores de pobreza.

– 25 de septiembre de 2018 –

El cuarto paro de la era Macri se produjo el mismo día en que el entonces presidente del Banco Central, Luis Caputo, presentó su renuncia, en medio de las nuevas negociaciones entre el Gobierno y el FMI para aumentar la ayuda financiera recibida por un recrudecimiento de la devaluación.

Como es habitual, esta huelga contó con la adhesión de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), la segunda central sindical del país, que desde el día anterior inició un paro de 36 horas.

Los sindicatos, además de reforzar sus críticas contra el acuerdo con el FMI, clamaron contra unas negociaciones salariales que consideraban insuficientes frente al deterioro del valor de la moneda y el aumento continuo de los precios.

Por su parte, el Gobierno volvió a criticar la medida sindical y a llamar al diálogo para poder superar la coyuntura, al tiempo que reiteraba que la política llevada adelante era la correcta.

– 29 de mayo de 2019 –

El hasta ahora último paro general convocado contra el Ejecutivo macrista, en medio de un creciente clima electoral, deja a las principales ciudades sin transporte público, ni clases, ni recogida de basuras y con los bancos cerrados y los servicios de hospitales limitados.

En abril pasado, la inflación alcanzó el 55,8 % interanual y acumuló solo en el primer cuatrimestre del año un 15,6 %, después de que en todo 2018 acumulara un 47,6 %, la economía cayera un 2,5 % y el desempleo trepara al 9,1 % a finales de año.

La CGT cree que el deterioro de la situación económica y social se agrava día a día, principalmente porque la inflación destruye el poder adquisitivo, las jubilaciones y las asignaciones sociales.

Te podría interesar también