Seis preguntas que debes hacerte antes de empezar un negocio

// Banca y Negocios @bancaynegocios

Seis preguntas que debes hacerte antes de empezar un negocio


Ser tu propio jefe puede ser gratificante, pero ciertamente no es para todos. Claro, hasta cierto punto tienes más libertades trabajando para ti mismo que trabajando para alguien más. Pero a menudo, empresarios jóvenes descubren que la carga de trabajo y el estrés de continuamente tener que rendir para mantener el joven negocio viable, puede ser demasiado para ellos.

Si estás pensando en empezar tu propio negocio, hay algunas cosas importantes que debes pensar antes de tomar tu decisión.

Entonces, ¿es empezar un negocio para ti? Hazte las siguientes seis preguntas antes de empezar tu propio negocio:

1. ¿Crees que tienes lo que se necesita?

No estamos hablando de características personales – o no sólo características personales. ¿Crees que tienes todas las habilidades, energía, dinero, personas, y conocimiento para empezar un negocio? Los fundadores que identificaron cuidadosamente y evaluaron sus recursos en búsqueda de un objetivo bien definido, demostraron “autoeficacia empresarial”, una característica que muchos académicos creen es el mejor indicador del éxito.

2. ¿Puedes defraudar a otras personas?

Un fundador podría establecerse en un bote de remos, pero pronto, estará manejando un crucero con inversionistas y empleados a bordo y sus familias amontonadas en las cubiertas inferiores. Arriesgar tu propia fortuna es fácil comparado con arriesgar las fortunas de aquellos que creen en ti.

“Estas personas podrían no entender el negocio completamente”, dice J.Robert Baum, un profesor de Iniciativa Empresarial en la Universidad de Maryland.

Puede que no entiendan el nivel de riesgo. Pero ellos creen que van a estar bien porque tú eres tan inteligente. Romper sus sueños es muy doloroso.

3. ¿Cómo manejas contratiempos?

Cuando estás sonriendo, toda la compañía sonríe contigo. En su libro “Resonant Leadership: Renewing Yourself and Connecting With Others Through Mindfulness, Hope, and Compassion”, Richard Boyatzis y Annie McKee explican que las emociones son contagiosas: “la moral sube y baja con el humor del líder.”

Consecuentemente, las personas que sucumben a mal humor o depresión podrían afectar fatalmente sus propias compañías. Debido a que algunas personas tienen una idea inflada de su capacidad de recuperación, Mayer sugiere hacerte una evaluación de referencia a ti mismo — pregúntale a personas que te conocen bien, cómo manejas la adversidad.

4. ¿Eres realmente un inventor en lugar de un empresario?

Criar un hijo es generalmente más desafiante que crear un hijo, y lo mismo aplica para nuevos productos. Algunas personas confunden el acto de invención como la parte más difícil.

“Muchas veces, estos inventores gastan una excesiva cantidad de tiempo en la patente y la fabricación del prototipo”, dice Mike Drummond, editor principal y co-dueño de Inventors Digest.

Ellos piensan que una vez que han hecho eso, el mundo construirá un camino hacia su puerta. La realidad es que el desarrollo del producto es un deporte de equipo. Los inventores no comprenden eso. Los empresarios sí.

5. ¿Puedes aceptar que tu compañía pueda superarte?

A algunos empresarios les encanta alardear de que no necesitan una estrategia de salida porque no van para ningún sitio. Pero en algún momento, tu negocio podría necesitarte menos de lo que tú lo necesitas a él.

Eso es cierto particularmente en compañías de rápido crecimiento, en las cuales los empresarios no tienen suficiente tiempo para desarrollar el liderazgo y las destrezas empresariales necesarias. Mayer ha visto fundadores trayendo presidentes y altos ejecutivos de afuera, para sabotearlos luego.

“Lo hacen al no darles la información necesaria”, dice Mayer. “Lo hacen al no separarse y al involucrarse con gerentes en una forma que no es apropiada en la cadena de mando. Pueden ser perjudiciales durante reuniones.”

6. Cuando te ves en un espejo, ¿Ves a un empresario?

Si es así, y si esa es la razón para empezar una compañía, ten cuidado. Muchas características – persistencia, creatividad y tolerancia al riesgo entre ellas – son comúnmente atribuidas a empresarios. Pero tener esas características no aumentan la posibilidad de tener éxito.

“Investigaciones de características personales de empresarios dicen cosas como que la persistencia y la necesidad de logro explican sólo el 5 o el 10 por ciento de la diferencia entre las personas que empiezan compañías y aquellos que no”, de acuerdo a Baum.

Son menos importantes que indicadores externos como el espíritu de los tiempos, la economía y los cambios dentro de la industria.

Te podría interesar también