Red de Abastos Bicentenario está en cierre técnico

// Ligia Perdomo @LigiaPerdomo

Red de Abastos Bicentenario está en cierre técnico



De las 49 tiendas que llegó a sumar la Red de Abastos Bicentenario Sociedad Anónima (Rabsa), hoy ninguna está abierta al público. En los últimos dos años, la gerencia –en manos del Estado desde 2010– desmanteló el proyecto liquidando locales, transfiriendo algunos a las Tiendas CLAP, mientras que otros permanecen cerrados.

El miércoles los trabajadores de Abastos Bicentenario de Valencia salieron a protestar. Exigen la reapertura del local cerrado sin explicación a sus empleados, quienes temen la misma suerte de otros que ya han sido liquidados en distintas zonas del país.

La presión para que oigan sus reclamos llegó este viernes 20 de julio a Caracas, donde se concentraron en Plaza Caracas, al frente de la cual se ubica el Ministerio del Trabajo, para exigir sus derechos laborales.

De acuerdo con un audio difundido por un dirigente del Sindicato Bolivariano Nacional de Trabajadores de Empresas Procesadores, Almacenadoras, Distribuidoras de Alimentos similares, afines y conexos (Sibonatra), se exhorta a sus compañeros a participar activamente en «esta lucha por la estabilidad laboral».

Invocan el artículo 148 de la Ley Orgánica del Trabajo que establece: «Cuando por razones técnicas o económicas exista peligro de extinción de la fuente de trabajo, de reducción de personal o sean necesarias modificaciones en las condiciones de trabajo, el Ministerio del poder popular con competencia en materia de trabajo podrá, por razones de interés público y social, intervenir de oficio o a petición de parte, a objeto de proteger el proceso social de trabajo, garantizando la actividad productiva de bienes o servicios, y el derecho al trabajo».

Pero también demandan la aplicación de los artículos comprendidos del 66 al 70, referidos a la sustitución del patrono, en el sentido que no se vean afectadas las relaciones individuales y colectivas de trabajo existentes.

Una fuente del sector dijo a Banca y Negocios que toda la distribución y comercialización de alimentos de la red pública pasará a ser manejada por la Corporación Única de Servicios Productivos y Alimentarios (Cuspal), adscrita al Ministerio de Alimentación.

«Los Grandes Abastos Bicentenario no son la excepción. Están cerrados técnicamente. Sus operaciones son a puertas cerradas desde hace unas tres semanas», dijo una persona vinculada al proceso de cierre.

Los locales ubicados en el Centro Comercial Ciudad Tamanaco, en Macaracuay y Guarenas ya bajaron sus santamarías definitivamente. Y mientras el resto ya no ofrece operaciones al público, la gerencia termina de hacer el inventario para sincerar los activos y proceder a la liquidación.

– De la reestructuración al cierre – 

Desde febrero de 2016, cuando el presidente Nicolás Maduro ordenó su reestructuración con la operación Ataque al Gorgojo para acabar con la corrupción en la cadena de comercialización, comenzaron los despidos y cierres de locales, algunos de las cuales fueron transformados en Tiendas CLAP, un negocio privado que se maneja bajo el concepto de franquicia, asegura un representante sindical.

Ante la imposibilidad de desplazarse hasta la capital venezolana para participar en la concentración, los organizadores de la actividad convocaeon a los trabajadores activos y despedidos a presentarse en las inspectorías del Trabajo más cercanas, donde llevarán este viernes un documento con sus demandas.

«Es momento de mantenernos en la lucha, salir a la calle, de denunciar el boicot que existe en la red, ya que muchas de las tiendas se están surtiendo de mercancía y las están cerrando. Hay que elevar esa protesta y denunciar el mal manejo de parte de representantes de la la red», dice un dirigente sindical en el audio difundido entre los trabajadores de la cadena.

«Esta gente no está viendo pa’ trás, esta gente está liquidando y cediendo espacios a las Tiendas CLAP, que al final es una empresa privada y tenemos que unirnos con los (trabajadores) activos. ¡Qué no se queden dormidos! Esta lucha la comenzamos con 600 trabajadores despedidos y ya van casi 9.000 y hasta los momentos no hemos hecho nada contundente. ¡Si no nos unimos en una misma causa no conseguimos nada compañeros!», dijo el sindicalista.

 

Te podría interesar también