¿Qué tanto conocemos acerca del dinero?

// Banca y Negocios @bancaynegocios

¿Qué tanto conocemos acerca del dinero?



La mayoría de las personas piensan que el dinero no es importante y no brinda la felicidad. No obstante, el dinero es sin duda indispensable para las necesidades más básicas, como comer, vestir o transportarnos. Esa idea, por más bien que suene, no deja de ser romántica e idealista. Es esencial para satisfacer nuestras necesidades, presentes y futuras, para lograr cosas en la vida.

Aún cuando nos quedemos en casa durmiendo estamos consumiendo dinero en forma de hipoteca, luz, renta, desgaste de cama, etc. Por eso, la falta de dinero causa tantos problemas. Todos los días usamos dinero, trabajamos constantemente para obtenerlo e intercambiarlo por productos y servicios. Es sin duda una de las principales fuentes de estrés de las personas. La sensación de no tener para acabar el mes, de no poder pagar algo que le hace falta a nuestros hijos o simplemente no tener la certeza de si podremos comer el día siguiente es ciertamente terrible.

El dinero, por otro lado, es un recurso escaso. Entonces hay que aprender a manejarlo bien, a cuidarlo (protegernos) y a hacerlo crecer. Lo cual también significa asignarlo de acuerdo y en línea con nuestras prioridades en la vida: lo que es más importante para nosotros.

Por eso vale la pena preguntarse: ¿Qué tanto conocemos acerca del dinero?

  • El papel moneda fue inventado por los chinos en el siglo 8, pero su uso no se introdujo en Europa hasta el año 1661.
  • Los romanos hacían sus monedas en el templo de Juno Moneta, la diosa del matrimonio y las mujeres.
  • Roma fue la primera civilización en estampar el rostro de una persona viva en una moneda.
  • En la Edad Media, los caballeros para evitar que les robaran las bolsas de monedas, usaban anillos especiales como sellos para que la persona que les diera posada, pudieran cobrar la cuenta en el castillo del caballero.
  • La palabra “bancarrota” viene del vocablo italiano banca rotta. En los primeros años de los bancos, las personas intercambiaban, guardaban y prestaban dinero en las bancas de los mercados. Si el “banquero” se quedaba sin dinero o cobraba injustamente, la gente rompía su banca.
  • Se cree que los billetes están hechos de papel cuando la mayoría son una combinación de algodón y lino, lo que los hace una forma de tela.
  • La firma de juegos Parker Brothers ha impreso más billetes de juguete para Monopoly que los dólares reales impresos por la Reserva Federal para Estados Unidos.
  • Sólo el 8% del dinero del mundo existe en forma física, el resto se encuentra de manera electrónica.
  • La falsificación más antigua de la que se tenga registro fue obra de Policrates de Samos en el año 540 AC., cuando usó monedas de oro falso para pagar una deuda que tenía con Esparta.
  • La moneda más valiosa del mundo fue producida por la Casa de Moneda de Australia: una moneda de una tonelada de oro sólido que vale un millón de dólares (aunque el oro que la conforma tiene un valor total de 15 mdd).
  • Algunos gobiernos han introducido dinero falso en la economía de sus enemigos para dañar su sistema financiero. Alemania lo hizo a Inglaterra y Estados Unidos a Japón durante la Segunda Guerra Mundial.
  • En la antigua Inglaterra se usaban jarrones de barro llamados “pygg” para guardar dinero. De ahí surgieron los “piggy banks” o cerditos para ahorrar monedas.
  • Los antiguos romanos a veces usaban sal como moneda. De hecho, la palabra salario viene de esta práctica.
  • Zimbabue una vez imprimió el billete de un trillón de dólares pero sólo valía $5.00
  • El virus de la gripa puede sobrevivir 10 días en el dinero.

Ahora bien, lo que hay que entender es que nunca es un fin en sí mismo. Nunca hay que perseguir el dinero como si fuera la clave para tener una vida plena. Esto sería un gran error, porque nos puede distraer de lo que realmente disfrutamos.

Según The Free Dictionary, el dinero es el conjunto de monedas y billetes que se usan como medio legal de pago en una comunidad de personas.

En otras palabras el dinero es lo que nos permite de forma legal poder adquirir bienes o servicios dentro de una comunidad. Nos da el “poder” de compra y eso nos gusta. Esto a su vez conlleva el peligro de llegarlo a amar y provocarnos mucho daño.

Darle demasiada importancia al dinero, hará que:

1. Perdemos de vista lo que verdaderamente es importante

Los niños cuando son pequeños, le piden a sus padres que les regalen “cosas”, les piden juguetes, helados o paseos, no piden dinero. Lo hacen hasta que se dan cuenta que con el dinero no tienen que dar más explicaciones a los mayores, tienen independencia.

Así continuamos el resto de nuestras vidas concentrando nuestros esfuerzos en conseguir el dinero y de forma inconsciente restamos importancia a lo importante, a las experiencias que verdaderamente anhelamos.

Ahorramos para un viaje especial y en lugar de disfrutarlo nos entristecemos por el dinero gastado. Decide coleccionar recuerdos, experiencias, inversiones en el necesitado, pero no colecciones dinero. Nadie en su lecho de muerte anhela haber tenido más dinero, sino más y mejores vivencias.

2. Nos volvemos esclavos del dinero

El dinero es como agua salada, mientras más tenemos, más queremos y nunca estamos satisfechos. Si no tenemos un propósito para el dinero, podemos ser esclavos del mismo toda nuestra vida.

Una forma de librarnos de la esclavitud del dinero, es quitar de nuestras vidas el deseo constante de tener un poco más. Ese poco más, es la zanahoria que está delante nuestro que nos roba una vida plena. Es como estar viviendo en carne propia la novela de Charles Dickens de Ebenezer Scrooge.

3. Lo verdaderamente más valioso o no se compra con dinero o es de altísimo costo

Que precio podemos ponerle a tener una buena salud, una familia unida, o algo que casi ni nos damos cuenta que tenemos como el aire que respiramos. ¡Todas ellas tienen un denominador común, son invaluables o de un costo altísimo!

Si por alguna enfermedad nos vemos privados del oxígeno y tenemos que comprar tanques de aire, nos daremos cuenta del enorme valor que conlleva respirar. Veamos un ejemplo más cotidiano de la sociedad, cuánto cuesta la seguridad? Sabes que el récord por los impuestos más altos por persona lo tiene Suecia con un 57% del ingreso per capita, pero es el segundo país más seguro del mundo.

Es probable que nos enfoquemos más en lo alto de los impuestos por tratarse de dinero, pero si se nos amenaza la vida, ese porcentaje será muy poco en comparación de lo más importante, la vida.

4. Genera estrés, en lo poco o en lo mucho

El estrés no lo genera el tener poco o mucho, sino la atención que le ponemos al dinero. Si amamos el dinero y tenemos mucho, tendremos mucho estrés en cuidarlo para que no se pierda, sea robado o gastado. Así mismo si tenemos poco, de no utilizarlo por miedo a no tener más.

El dinero per se es papel o tela de acuerdo a las curiosidades que leímos, pero en todo caso neutro, la importancia que le damos es lo que genera estrés a nuestras vidas. No importa si eres rico o pobre, sino eres feliz o triste con lo que tienes.

Si tienes más de $1 por día, es decir $30 por mes, estás en mejor posición que 15 millones de personas, esto por sí sólo debería darnos el horizonte adecuado y sentirnos agradecidos con lo mucho que tenemos. “El estar contentos con lo que Dios nos ha dado, nos quita el estrés que pueda generarnos el dinero.”

5. Nuestras palabras «cobren vida»

Una palabra dicha como conviene, nos puede cerrar un gran negocio, restablecer una relación, viajar por el mundo, conseguir nuestros más anhelados sueños.

¿Será que es más importante que el dinero, una palabra bien dicha?

En fin, el dinero es —nos guste o no— parte de la vida y fundamental no sólo para sufragar nuestras necesidades básicas, sino para alcanzar aquellas cosas que realmente nos importan, como el bienestar de mi familia, las experiencias que me interesa acumular y además hacer lo que amo hacer.

Frases para inspirarte: 

“De aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero.” – Benjamin Franklin

“Lo mejor que podemos hacer por otro no es sólo compartir con él nuestras riquezas, sino mostrarle las suyas.” – Benjamin Disraeli

“¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia.” – Epicuro

“Quien cambia felicidad por dinero, no podrá cambiar dinero por felicidad.” – José Narosky

“No estimes el dinero en más ni en menos de lo que vale, porque es un buen siervo y un mal amo.” Alejandro Dumas

“Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero.” – Voltaire

“La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos.” – Platón

Tomado de Mega Ricos

Te podría interesar también