¿Qué se puede esperar de la nueva Misión Abastecimiento Soberano?

// Banca y Negocios @bancaynegocios


Los sistemas de controles de precios mantenidos irrestrictamente a lo largo del tiempo, sin correcciones sobre las verdaderas causas que provocan el déficit de oferta y acumulando distorsiones en los precios relativos; terminan requiriendo severos esquemas de racionamiento para redistribuir la escasez, y en un extremo la pobreza. Lo anterior debe preocupar a los responsables de las políticas económicas y públicas, porque implica que se asumen las medidas de racionamiento como estructural y no coyuntural.

Esto es la Gran Misión Abastecimiento Soberano.

Destacan especialmente los artículos 7 y 10 del Decreto N°11 en el Marco del estado de Excepción y de Emergencia Económica mediante el cual se crea la Gran Misión Abastecimiento Soberano.

El artículo 7 establece que “El Comando para el Abastecimiento Soberano podrá establecer, a cargo de terminadas categorías de sujetos de las cadenas productivas y de distribución de los rubros señalados el artículo 1 de este Decreto –bienes alimenticios, productos farmacéuticos y productos de higiene y cuidado personal-, la obligación de vender a determinadas empresas u otros entes estatales el porcentaje de su producción sea necesario, con los requisitos y condiciones que estableciere previamente mediante Resolución, o fueren acordados mediante Convenios, de conformidad con el Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Precios Justos.”

El artículo 10 establece que “Los Ministerios del Poder Popular con atribuciones relacionadas con la ejecución de este Decreto dictarán las regulaciones complementarias al régimen especial aquí establecido, en el ámbito de sus competencias materiales, para la mayor eficiencia en el logro del objetivo del mismo.”

La “obligación de vender a determinadas empresas u otros entes estatales” desconoce cuál es la naturaleza de una empresa privada –producir y vender- y luego revela que lo único que se busca es continuar violentando al mercado, al sistema de precios como mecanismo de distribución y en consecuencia redistribuir la escasez con criterio político. 

Luego mayores atribuciones para dictar regulaciones “complementarias” igualmente revela lo lejos que parece estar atender las verdaderas causas de la crisis económica y del desabastecimiento.

Enrique González: Economista UCV. Master in Competition and Market Regulation, BGSE, Universidad Pompeu Fabra, Universidad Autónoma de Barcelona. Postgraduate Diploma in Economics for Competition Law, Kings College London.

Te podría interesar también