¿Puede la banca cumplir con el límite mínimo para tarjetas de crédito?

Banca y Negocios @bancaynegocios

¿Puede la banca cumplir con el límite mínimo para tarjetas de crédito?

La banca se encuentra en dificultades para poder elevar los límites de financiamiento en tarjetas de crédito como lo exige la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario. El encaje impuesto desde septiembre a las reservas excedentarias, así como el aumento en el coeficiente del encaje legal y marginal y llevara este a 60%, se han convertido en un  obstáculo.

Independientemente del monto que establezca Sudeban, a los bancos no les resulta fácil incrementar los topes al consumo a través de tarjetas de crédito, por cuanto tienen que sopesar a quien otorgar la porción que queda después de congelar parte de los depósitos del público en el Banco Central de Venezuela.

Las tarjetas de crédito tienen tasas de interés reguladas en 29% anual, por lo que resulta un financiamiento barato en un entorno hiperinflacionario, que en 2018 se ubicó en 1.698.488,2%, de acuerdo con la medición de la Asamblea Nacional.

Los analistas recomiendan endeudarse en bolívares porque cualquiera que sea el monto queda diluido ante el desmesurado avance de los precios de bienes y servicios. Para los consumidores es una buena opción si el límite del plástico no se ha quedado tan rezagado en comparación con los precios, pero para la banca es un segmento al que no puede cobrársele comisiones, una de las vías que el sistema bancario ha encontrado para poder mantener sus operaciones en una economía contractiva y plagada de regulaciones.

Llevar a todos los tarjetahabientes a un límite mínimo, como lo requiere la Sudeban, supone otorgar parte de la reducida torta del crédito a un sector al que no se le pide garantías y los plazos de pago son más largos (36 meses).

Estos préstamos exponen a la banca, por lo que las entidades prefieren colocar los recursos que queden después del encaje en otros sectores de la cartera de créditos. La prueba está en que hay tarjetas que tienen montos máximos en BsS 300, BsS 500 y BsS 1.500, según quejas de usuarios en redes sociales.

 

 

 

 

De acuerdo con la Sudeban, al mes de noviembre de 2018, el total de consumo a través de este instrumento de pago fue de 27 mil 463 millones 514 mil 562 bolívares soberanos, un aumento nominal (sin deflactar la inflación) de 65.295,12%.

“La banca técnicamente está de manos atadas porque debe cumplir con las leyes y lo que se exige sobre la marcha sin contar con un margen de maniobra técnico-financiero”, dijo a Banca y Negocios una fuente del área.

El año pasado la Sudeban subió en seis ocasiones el tope a las tarjetas de crédito y en diciembre fijó el mínimo en BsS 5.000.

 

Te podría interesar también