Precio del petróleo cierra un año caótico con baja de dos dígitos

AFP

Precio del petróleo cierra un año caótico con baja de dos dígitos

Los precios del petróleo cerraron en alza la última jornada de un caótico año, marcado por los temores de una desaceleración económica a nivel mundial y una superabundancia del oro negro.

El barril Brent del Mar del Norte para entrega en marzo, en su primer día de utilización como contrato de referencia, terminó a 53,80 dólares en el Intercontinental Exchange (ICE) de Londres, una suba de 59 centavos respecto al cierre del viernes.

En el New York Mercantile Exchange (Nymex), el barril de “light sweet crude” (WTI) para entrega en febrero ganó 8 centavos a 45,41 dólares.  En el año, los valores cayeron respectivamente 19,5% y 24,8%.

La caída del precio del barril se avivó especialmente desde octubre, poco después de que los valores alcanzaran los más altos niveles sobre los cuatro años anteriores.

Esta caída “fue particularmente rápida y fuerte”, estima Mike Lynch de SEER.

Los temores de un enlentecimiento de la economía mundial, el crecimiento de la producción a niveles históricamente elevados en Estados Unidos, sanciones menos severas que lo previsto de los estadounidenses sobre las exportaciones de petróleo iraní: son muchas las razones citadas por los analistas que justifican la inquietud ante el exceso de la oferta sobre el mercado.

Además, “fue el año del tuit: el presidente (Donald) Trump primero envió los valores a lo más alto en cuatro años antes de tuitear nuevamente y hacerles perder todas sus ganancias anuales”, observó Phil Flynn de Price Futures Group, al destacar que se trata de la primera baja anual de los precios desde 2015.

Luego Trump anunció el fin de las exportaciones iraníes de petróleo haciendo trepar los precios en la primera mitad del año. Más tarde generó el efecto inverso sobre los mercados cuando acordó una excepción a ocho países.

Antes había presionado a los miembros de la OPEP para mantener una producción elevada del crudo con el objetivo de hacer retroceder los precios del combustible para los vehículos estadounidenses.

Esta situación, sumada a una producción estadounidense récord, generó un sentimiento de superabundancia de la oferta de crudo. El anuncio de la OPEP y de su socio ruso a principio de diciembre de un recorte de 1,2 millones de barriles por día de la producción, no sería suficiente para calmar la hemorragia.

Te podría interesar también