¿Por qué fallaron las encuestas que daban como ganadora a Hillary Clinton?

// Banca y Negocios @bancaynegocios


Las principales encuestas de opinión pública llevadas a cabo en las semanas previas a las elecciones presidenciales estadounidenses daban como ganadora de la contienda a la ex Secretaria de Estado Hillary Clinton. 

Tratándose de una tendencia prácticamente de consenso entre las empresas dedicadas a medir la intención de voto, ¿cómo es posible entonces que Donald Trump se haya impuesto en la jornada electoral? ¿Acaso las encuestadoras y algunos medios de comunicación se apartaron de la objetividad?

Al respecto cabe señalar que toda encuesta incluye un margen de error, que hace referencia al porcentaje en que puede equivocarse una medición con respecto a los resultados finales sobre un tema determinado, dependiendo de la metodología empleada.

Entre los factores que determinan el margen de error destacan aspectos como el diseño de la muestra con respecto a la composición del universo poblacional a estudiar. Es decir, la proporcionalidad en las características de los encuestados debe ser lo más fiel posible a las condiciones de la población en general que se busca sondear. 

Hasta última hora Clinton confió en que el voto latino y la juventud le darían la ventaja frente a su contrincante, tal como los grandes medios globales hicieron creer. 

Sin embargo, fue el voto conservador el que se impuso, con un votante más descontento, movilizado y dispuesto a manifestar su rechazo al establishment norteamericano. 

Un mensaje destacó anoche en el cuartel general de los republicanos: La mayoría silenciosa respalda a Trump. Y dicho mensaje se materializó en el conteo de los estados, cada vez que llegaban reportes de más colegios electorales a favor de Trump, y mientras las infografías con mapas del territorio estadounidense se teñían de rojo. 

Si se leen los resultados de esta elección con mayor profundidad, se puede encontrar que el mensaje anti-sistema fue el más popular, mientras que el mensaje del continuismo fue percibido de manera contraproducente, como «más de lo mismo» y sin la misma capacidad de movilización que la alternativa. 

Pero como las ofertas de campaña no siempre se traducen en hechos concretos una vez terminadas las elecciones, habrá que esperar por las acciones de Trump al frente de la Casa Blanca para medir las verdaderas implicaciones de lo ocurrido este 8 de noviembre. 

Te podría interesar también